Ir al contenido principal

Los reyes magos no existen

Existen muchas clases de amor. El fraternal, el pasional, el correspondido, el buen amor, el mal amor, el obsesivo, el posesivo y tantos otros más, que no se me vienen a la cabeza ahora.
Pero díganme si no hay nada más poético que el amor que nunca se concreta.
Lo que pasa es que uno idealiza al ser amado. Es como un Dios, porque uno se dedica a adorarlo, a idolatrarlo sin saber a ciencia cierta si existe o es una sucia jugada de nuestra psiquis.
Siempre es más inteligente, más lindo, más sensible.
Nunca nos lastima, nunca nos exige nada más que nuestra distante admiración.
Este ser es sencillamente maravilloso porque no tenemos que aguantar sus mañas, sus empecinamientos, sus susceptibilidades, sus rabietas y todas esas cosas que vuelven humano a cualquier hijo de vecino.
Yo me confieso como una gran amante de esta clase de amor.
Creo que es lo que más aproxima a lo que los poetas describen como el verdadero amor. ¿Como podemos amar sino admiramos? Y la admiración es la madre del amor platónico.
Digo, uno comienza admirando (el sentido del humor, la inteligencia, el culo, el auto o lo que sea) y termina convirtiéndose en el más fiel de los devotos de un simple ser humano que de divino tiene lo mismo que una de religiosa.
Pero a la vez reconozco que esta clase de amor, quizás, sea cobarde. Porque estoy convencida que el verdadero amor es para los valientes, para los que arriesgan, para los que luchan, para los que saben perder, para los que pueden salir fortalecidos de las situaciones dolorosas.
Mi amiga la rubia siempre dice que lo que no te mata, te hace más fuerte (Una filosofa la guacha).
Mi amiga la casada, sostiene que solo aquellos que pueden amar son capaces de las mayores destrezas artísticas (Esto se lo debe haber choreado a alguien).
Y la petiza argumenta que el amor es como la locura. No se vuelve loco el que quiere, sino el que puede. (¿Y para esto estuvo 3 años en la facultad de psicología?)
Pero dejémonos de los teoremas filosóficos de mis amigas acerca del amor y volvamos a lo que nos convoca: el amor platónico.
Confieso que he tenido varios y que lo he sido para algunos (Uno no elige de quién se enamora). Así que si sos una soñadora que anda en busca de un amor platónico me siento en condiciones de pasarte algunos tips:
Lo primero de todo es detectar a alguien que nos guste muchísimo. Porque aunque no coincido con eso de que el amor entra por los ojos, confesemos que no vamos a idealizar a alguien que no nos atrae ni una pizca. No es necesario que el pibe sea un Adonis, con que tenga unos lindos hoyitos en las mejillas, o una sonrisa llena de dientes blancos, alcanza y sobra.
Después es necesario que se mantenga una distancia cercana. Se que este concepto es un poco enroscado, pero es muy certero. Con esto quiero decir que el amor platónico no es aquél que se siente por los galanes de televisión, los cantantes o modelos, eso se llama fanatismo. El verdadero amor platónico se siente por aquellas personas a las que uno ve cada tanto, a los que le puede sentir el perfume o descubrir qué canción tararea. Pero es fundamental que no se descubra nada más. Porque ahí nuestro objeto de adoración empieza a tener características humanas y pierde ese carácter celestial que lo convierte en el Dios a idolatrar.
Paso seguido es importante que empecemos a descubrir algún lugar o instancia donde poder compartir un momento con él. Podemos averiguar que colectivo se toma y en los horarios que lo hace, y tomarnos el mismo bondi, solo para viajar un par de cuadras bien pegadas a ese culo que nos desvela. O sino podemos investigar cuales son los lugares que le gusta frecuentar, y una vez hecha esta averiguación, escondernos detrás de un árbol, columna o lo que esté a mano y espiarlo solo para descubrir cada uno de esos gestos que lo harán más divino. Es fundamental no pasarse largas horas espiándolo, porque no vaya a ser que una los descubra escupiendo, escarbándose la nariz o eructando, porque ahí si que no hay tu tía y a la mierda toda la divinidad de nuestro amado.
Y por último, pero no menos importante, es saber cuando ha llegado el momento de emprender la retirada. Porque si nos seguimos acercando y el tipo se percata de nuestra admiración, hay dos caminos posibles, o que te meta una denuncia por hostigamiento y acoso sexual o lo que es peor, que quiera concretar.
Y esto último si que seria una tragedia, porqué es prioritario tener bien presente que el amor platónico pierde su encanto cuando uno intenta concretarlo. Así que la distancia es fundamental porque es, justamente, su carácter intangible lo que lo vuelve mágico.
Porque amigas mías, concretar un amor platónico es casi tan traumático como descubrir que los Reyes Magos son los padres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …