Ir al contenido principal

Maldita Cenicienta


Las mujeres somos una isla de sufrimiento a causa del amor. Sufrimos por todo, en todos los contextos. Sufrimos cuando amamos y no nos aman. Sufrimos cuando nos aman y no amamos. Sufrimos estando solteras y sufrimos cuando nos casamos. Parece que toda nuestra vida es un eterno sufrimiento, una lenta agonía. Siempre nos sentimos insatisfechas, todo es poco o mediocre. Y no me parece una desgracia que no nos conformemos tan fácilmente, al contrario, me parece que es el comienzo al camino de la superación personal. Que si sentimos que merecemos más, es porque estamos capacitadas para obtenerlo.
Sin embargo, a veces somos tan sufridas, que ya ni los amigos nos aguantan. Es que resulta un poco imbancable estar con una persona que para todo tiene un lamento, o un reproche.
Según mi humilde opinión, los responsables de que nuestra vida amorosa sea un eterno desengaño, son los autores de los cuentos infantiles y las telenovelas de la siesta, que parecen estar en complicidad con nuestras madres y abuelas.
Todas las mujeres crecimos escuchando el cuento de la Cenicienta, Blancanieves y La Bella Durmiente. Desde los tres o cuatro años, nuestras madres y abuelas, nos sumergieron en un mundo de fantasía en donde la joven buena, bella y educada (y encima Princesa) era salvada por un Príncipe valiente, que para colmo, además de tener sangre azul, se enamoraba de ella a primera vista y viceversa. A los pocos días se casaban y comían perdices para siempre. Siempre me pregunte porque los cuentos no continuaban relatando las pequeñas minucias conyugales, como iban conociendo sus olores, sus sabores (los desagradables, no los eróticos). En fin, como limaban las asperezas, porque no nos olvidemos que ellos se casaban a los tres días de conocerse.
Hoy más de un noviazgo de cuatro o cinco años se termina, sin siquiera haberse planteado la posibilidad concreta de una boda. Y están los que llegan al casamiento y siguen pensando que fue demasiado pronto, que necesitaban más tiempo para conocerse mejor, sino no hubieran cometido semejante error (según palabras de ellos). De todos modos, quiero alegar en defensa de la pobre Cenicienta, que uno puede pasarse toda una vida con alguien, puede morirse a su lado, y no llegar nunca a conocerlo totalmente, es más una a veces no termina nunca de conocerse a si misma.
Pero continuemos con nuestro relato. Luego, ya entrando en la tierna adolescencia, las mujeres descubrimos el maravilloso mundo de las “telenovelas”. Lloramos, suspiramos y reímos con la heroína, también joven, bella y buena (que no es Princesa porque hoy la Monarquía esta en decadencia, pero si heredera de una cuantiosa fortuna). Y “él” bello, bueno, sufrido, ermitaño y mujeriego. Vive huyendo del amor, hasta que la conoce a “ella” y se enamora a primera vista para siempre. Les pasa de todo, superan toda clase de intentos de homicidio, secuestro, extorsión, en algunas oportunidades vuelven de la muerte, y en todas las tramas siempre aparece un hijo inexistente que esta a punto de separarlos. Vicisitudes más, vicisitudes menos, luego de año larguísimo, la pareja protagónica se reencuentra y se casa. Al igual que en los cuentos, me pregunto como se habrán llevado después de diez años de matrimonio, díganme si no les intriga enterarse si ella a engordado treinta kilos, o si él sigue siendo tan sexy sin un pelo en la cabeza, díganme si no les intriga saber si ellos no se plantean que tanto sufrimiento pasado fue al vicio.
Ahora entienden porque responsabilizo a los escritores y a las madres y abuelas de todo el mundo? Crecemos con esa imagen equivocada del amor. Primero: ningún hombre está capacitado para salvar a nadie, imaginate que no pueden con ellos mismos. Segundo: el amor a primera vista no existe, lo que puede existir es la calentura (diría sabiamente un amigo mío), pero eso no perdura más allá de la tercera cita, después todo se enfría y el supuesto amor eterno se va al diablo. Tercero: Hoy la gente casi no se casa, a lo sumo comienza a vivir en concubinato. Cuarto: No existe ser humano sobre la tierra que pueda aguantar todo lo que tienen que sufrir estos pobrecitos, ni hablar de que después de un tiempo de tantas mentiras ya no se quieren ver más, hoy en día es muy común dejar de querer al amor de nuestras vidas...Y por último, los hombres que huyen del amor, nunca dejan de huir, es una mentira total eso de que son mujeriegos y se enamoran de una y se vuelven honestos y fieles de la noche a la mañana, el que es mentiroso, infiel y estafador lo va a seguir siendo, por lo menos mientras no lo descubran.
Y así, queridas mías, crecemos engañadas, deseando un amor y una relación de pareja que no existe. Y como solo a los golpes se aprende, la vida cruel se encarga de desbaratarnos los sueños, y chocarnos de narices con la realidad: el Príncipe Azul no existe y nosotras no somos Cenicienta, aunque calcemos 36 y vivamos fregando pisos.

Comentarios

  1. amiga disiento en el punto dos, mi amor va enmorado a primera vista siempre y todos los días... a veces pasa y no en las novelas...
    Como siempre excelente...
    Gaby

    ResponderEliminar
  2. Acá estoy... escuchando a la Cenicienta del 2000!
    Por qué tienen la culpa de sus sufrimiento los cuentistas, los escritores y los guionistas? Porque no les han pedido historias nuevas, no se han dado cuenta que ya no trabajamos ni entregamos nuestro trigo a los reyes, porque todavía no se dieron cuenta que somos sustancialmente menos ilusos, aunque espiritualmente más sensibles, ni que lo dudes!!!
    Luchamos toda nuestra vida por convertirnos en seres prácticos, concretos, reales... maduros, mujeres y hombres. Crecemos y para madurar debemos dejar de ser niños, debemos abandonar nuestras ensoñaciones... ay!! por qué no pueden coexistir ambos estados?
    Te entiendo, comparto tu punto y detesto a los guionistas y productores de pedorradas! ups!
    Un beso en la frente, jaja!

    ResponderEliminar
  3. Rolo querido! Cuanta sabiduria en tus palabras...Que bueno que me hiciste caso y leiste este post. Uno de los primeros, y uno de los que mas disfrute escribir...
    Un beso grande amigo....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …