Ir al contenido principal

Persevera y Triunfaras

Porque será que las personas nos tomamos tan en serio el dicho: “Persevera y Triunfaras”. Y lo más gracioso es que, generalmente, nos encachilamos con alguien que no tiene ganas de ser “perseverado” y por lo tanto perseguido, acosado, acechado, y todos los ado similares.
Hay casos en lo que este famoso dicho ha sido veraz, pero nos alcanzan los dedos de una mano para enumerarlos, y no es precisamente en ellos en los que me quiero detener. Si no en las oportunidades en que la perseverancia solo nos hace ganar una orden judicial de restricción y no el tan ansiado amor de nuestras vidas.
Todos los seres humanos estamos hambrientos de amor, pero existen algunos que tienen un serio trastorno alimenticio. Estos seres son de los que piensan que el fin justifica cualquier medio y entonces nos encontramos con personas que son capaces de las mayores atrocidades con tal de lograr que la persona amada este a su lado.
Conozco varios casos de este tipo y todos son perpetrados por mujeres, aunque eso no quiero decir que los hombres estén exentos de utilizar esta metodología de conquista.
El modus operandi que llevan a cabo estas personas casi se podría describir paso a paso: Primero comienzan averiguando gustos y preferencias de las presas, para convertirse en su alma gemela, si la presa ya esta comprometida deberán recurrir a intrigas de toda índole para desbaratar y sacar del juego al enemigo. Una vez que han logrado conquistar a su presa siguen siendo los seres más cándidos sobre la faz de la tierra hasta asegurarse bien del botín, mediante alianzas o en el peor de los casos hijos. Y luego comienzan a mostrar su verdadero yo, se vuelven celosos y posesivos a tal punto que el bien amado debe caminar por la vida cual caballo mirando solo al frente para no descubrir las amenazas que se encuentran alrededor de él, todo es motivo para una escena de celos al estilo telenovela venezolana, con gritos y llantos en el mismo pack y por el mismo precio, y siempre recurriendo a la lastima y la culpa, porque estas son las mejores aliadas de estos seres.
Pero como todo lo bueno dura poco. Un buen día, el bien amado se levanta y los mando al carajo sin ninguna culpa y sin un rastro de compasión. Entonces comienzan los reproches por el tiempo dedicado a su bienestar, por todas las infidelidades que nunca descubrieron y por las que seguramente tuvieron deseos de realizar pero no lo hicieron por miedo o por culpa, por todas las puteadas recibidas, cuando ellos, los pobrecitos, solo querían hacerlos felices, darles lo mejor, atenderlos, cuidarlos, mimarlos, y demás conjugaciones de verbos similares que solo pueden anidarse en un buen corazón como el de ellos. Aquí también recurren a las lágrimas, porque esta es la mejor arma y la más utilizada. A veces esta táctica da resultado y el bien amado perdona y aguanta. Pero la semilla ya esta sembrada, el relojito de la bomba ya esta activado y es solo cuestión de tiempo. Algunos duran más otros menos, pero a la larga siempre terminan explotando, y cuando eso pasa no hay quien se salve de la onda expansiva y no existen lagrimas que apaguen el fuego desatado, ni miedo, lastima o culpa que apacigüe los ímpetus destructivos y separatistas del bien amado. Existen casos extremos en donde en el afán de retener a su media naranja, las personas conciben hijos, y eso si que se transforma en el peor de los casos, porque son, precisamente, los niños los que más sufren en esta terrible coalición de potencias.
Yo personalmente creo que estas personas no es que no amen, sino que aman mal. Según ellos aman demasiado, pero para mi aman mal. Creen que el amor se puede forzar, que puede venir con el tiempo, que pueden mantener para toda la vida el personaje que crearon para enamorar al otro. Y tanto luchan por conseguir y mantener ese amor, que al final se quedan vacíos, porque seamos sinceros ¿Qué se les cruzara por la cabeza a estas personas que son capaces de quedarse toda su vida con alguien que ni siquiera los respeta? ¿Tan poco amor propio puede tener una persona?.
Lo más triste o quizás lo más paradójico, es que no aprenden de los errores y se pasan la vida tropezando con la misma piedra, fingiendo ser alguien que no son y dejando su vida de lado por vivir la del otro. Aferrados al “Persevera y triunfaras”. Y saltan de fracaso en fracaso, felizmente, sin sentir remordimiento. Pero para todos hay un final feliz o un dicho que los aliente a no perder las esperanzas: ”Nunca falta un roto para un descosido”, y siempre encuentran a su media naranja, esa que le gusta ser perseguida y asediada, porque así se siente importante y maravilloso, porque alimenta su egocentrismo con la falta de amor propio de su pareja.
Y después no me vengan a decir que la pareja ideal no existe!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …