Ir al contenido principal

Las máximas de la Reina Madre

Hace dos meses que despierto todas las mañanas con dolor de garganta, los ojos me arden, por la siesta estoy aturdida y más de una vez sudo frío.
Es que no hay caso, mi vieja es sabia.
Siempre me dijo que no tengo que dormir toda la noche con el ventilador prendido, detenido en mi cara, porque me voy a resfriar.
Y desde que vivo sola estoy descubriendo que todas esas máximas que tiene mi madre a la hora de enfrentar el mundo con salud, alegría y orden, son verdaderas enseñanzas de vida.
Por ejemplo, a las bolsas que se le pone al cesto de basura hay que hacerles la prueba hidráulica, es decir llenarlas de aire y fijarse que no estén pinchadas, porque después te manchan el piso con el líquido que chorrean y te llenan de olor a sucio el tachito, que para colmo de males siempre está en la cocina.
Otra máxima fundamental para el normal desarrollo de la vida de los seres humanos es no tomar yogurt por la mañana ya que te llena de gases. Hecho más que problemático cuando uno trabajo en una pequeña oficina sin ventanas.
No hay sahumerios que aguanten, ni nariz que se lo merezca.
Volviendo al asuntito de la basura, mi vieja ha desarrollado durante toda su vida una técnica para que los perros y los gatos no le rompan la bolsa cuando la saca a la vereda, desparramando todo lo que contiene. Hay que envolver la bolsa con papel de diario, así no sienten el olor de la comida.
Antes pensaba que mi señora madre compraba el diario para estar informada, hoy estoy segura que lo hace para que los gatos no le rompan la bolsa de basura.
Igual y para no ser injusta con mi madre, debo aclarar que le da varias utilidades al diario. Como felpudo para limpiarse los pies cuando uno llega de la calle y ha llovido, y para limpiar los vidrios. Según ella es mucho mejor que el papel tissue.
Cuando el jabón de tocador se acaba, y solo quedan esos pedacitos que no sirven ni para lavarse las manos, no se tira. Se guarda en un jarrito y una vez que se han juntado varios pedacitos de jabón, se utilizan para poner la ropa en remojo en un balde, antes de meterla en el lavarropas.
Decí que mi viejo le sacó la maña de secar la yerba usada al sol. Igual sigue guardando el pan viejo hasta que se seca bien y se endurece como para rayarlo y empanar las milanesas. Las maquinitas de afeitar sin filo tampoco se tiran, son ideales para sacarles las bolitas a los pulloveres. Lo mismo con cualquier frasco en desuso, nada se tira, uno nunca sabe cuando va a necesitar un pomo de dentífrico vacío (¿?)
Y es así muchachada, mi vieja nació en un pueblito que no tenía ni luz eléctrica, para luego pasar gran parte de su adolescencia en un internado de monjas. Ambos hechos que, según sus propias palabras, le han enseñado a optimizar al máximo los recursos y mantener una vida saludable.
Siempre nos dice: “Tengo 60 años, 2 nietos y ninguna arruga. A mi no me vengas con esas cosas modernas de la vida naturista”
Una sabia mi vieja, sin duda.

Comentarios

  1. la mujer es superior, eso si, se vuelve madre y parece que cuando le cortan el cordon se les cargan un monton de programas de "utilizacion correcta y absoluta de este artefacto que hemos decidido llamar `hijo´"
    uno se pasa la primer parte de su vida diciendo "dejate de joder" y despues dedicamos el resto a decir "que hija de puta!!! tenia razon!"

    ResponderEliminar
  2. Mi madre como sabes no tiene esos delirios, no guarda cosas, ni recicla otras, mi mama tiene delirios unicos exoticos e incomprendibles, para los que la conocen, nunca digan un apellido en un taxi con ella, y jamas dejes el placard abierto. Todo lo demas puede pasarle... Un beso

    ResponderEliminar
  3. Coincido con contigo Nardo querido, yo he descubierto la infinita sabiduría de mi madre, hace solo un año...
    Gaby, ya se a quien salís....Pero te quiero mucho igual

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …