jueves, 31 de julio de 2008

Tenés cara de...

Como es de publico conocimiento, ando atravesando una etapa en mi vida carente de sexo, y como ya han pasado larguísimos meses, como todo adicto, las serias crisis de abstinencia ya han sido superadas, y por lo tanto me encuentro en un periodo de meseta, en el cual me he abocado a investigar sobre los mitos, estudios, prácticas y demás yuyos que hacen al arte amatorio. Todo esto en pos de adquirir nuevos conocimientos para cuando me llegue la hora, y así sacarle lustre a la catrera con mi nuevo amor de turno.
Es así que consultando bibliografía al respecto, me di con un estudio más que interesante, que dice que los adultos jóvenes pueden percibir la actitud de otra persona hacia las relaciones sexuales con tan sólo mirarla a la cara (¡Que tul!).
Según la investigación los hombres prefieren generalmente a las mujeres que ellos consideran están abiertas a las relaciones sexuales de corto plazo (palo y a la bolsa digamos), mientras que las mujeres por lo general prefieren a los hombres que según su percepción son potencialmente aptos para una relación a largo plazo (todas nos hacemos las mafaldas, pero en el fondo somos unas susanitas en potencia).
El modus operandi del estudio fue más o menos así: los participantes observaron fotografías en las que aparecía la cara de los miembros del sexo opuesto y juzgaban su atractivo y actitudes sexuales. Luego sus juicios fueron comparados con las actitudes y comportamientos reales de las personas que aparecían en las fotos.
Las mujeres que estaban abiertas a las relaciones sexuales de corto plazo eran en general consideradas por otros como más atractivas. (¿Cómo es esto? ¿Ser fea es sinónimo de ser frígida? ¡Que prejuiciosos caramba!)
Los hombres que eran más abiertos al sexo casual eran percibidos generalmente como más masculinos, ya que tenían rasgos faciales como mandíbula cuadrada, nariz más grande y ojos más pequeños (¡Ajá! Salvo por los ojos, mi ex tiene esas facciones. ¡Y yo que no sabía como hacía para encontrar nueva novia a la semana de haber terminado conmigo!). Sin embargo, la mayoría de las mujeres encuentran que los hombres de apariencia promiscua son poco atractivos para relaciones cortas o largas( ¡Ahí está! Ahora si me va cerrando la historia, por eso no le duraban los nuevos amores y me perseguía sin cesar, hasta que me encontraba, claro está, y como el amor es ciego, yo estaba convencida que era un Charles Ingalls en potencia).
Como serán de complicadas las relaciones humanas, que no solo hay que acicalarse para estar presentable, culturizarse para tener tema de conversación, y aprenderse algunos chistes para parecer divertidos, sino que ahora hay que ser maestros en el arte del maquillaje para retocar nuestras facciones y dar la impresión adecuada. Así que damas y caballeros antes de salir de cacería, mirensé al espejo, ensayen algunos gestos, y a darle vida a esos cuerpos que se acaba el mundo.

Fuente consultada

sábado, 26 de julio de 2008

Porque te quiero, te aporreo


Gracias a Dios, Alá, Jehová y toda la divina providencia, nunca me crucé con un señor que osara levantarme la mano. No se si tiene algo que ver con la suerte, ya que sé de casos de mujeres excepcionales que se enamoran de un señor que esgrimiendo el argumento: “Yo te amo pero me sacás de las casillas”, le propinan una buena tunda para que se rescate. Pero todos sabemos que lo único que buscan es que ella les tenga miedo, para así poder controlarla y dominarla mejor. Ósea estos señores son unos inseguros e incapaces, nadie que tenga un poco de amor propio utiliza el miedo para que alguien se quede a su lado y no le discuta sus acciones y decisiones.
Sin embargo existen muchas formas de ejercer violencia para despertar el temor de otros. Una de ellas es la psicológica, ósea no llegan a dejarte un ojo morado, pero comienzan subestimándote hasta que llegan a humillarte tanto, que te hacen sentir una larva miserable que jamás podrá convertirse en mariposa, y por ende te terminás quedando con ellos porque tenés la fuerte convicción que no tenés otras chances en la vida más que quedarte con este troglodita que te tocó en desgracia.
En mi caso particular, mi ex tenía el don particular de hacerme sentir que le hablaba a la pared.
Más de una vez teníamos discusiones inverosímiles y ridículas donde él esgrimía como argumentos para sostener sus teorías, exactamente los mismos que yo le había dicho con anterioridad, nada más que usando palabras distintas. El muy infeliz ni siquiera tenía la delicadeza de escucharme cada vez que nos peleábamos. El señorito me discutía por el puro placer de verme enojada, aún cuando su salud corría serio peligro, ya que yo sabía la ubicación exacta de todos los cuchillos y tijeras de su casa (cosa que él, no)
Otras veces me discutía para aportar al sano esparcimiento de sus invitados. Esas realmente si, que eran ocasiones para alquilar balcones cuando los agasajados se retiraban de la morada del susodicho. Más de una vez los vecinos nos denunciaron por ruidos molestos, y la fiesta hacía horas que se había terminado y lejos estábamos de una reconciliación lujuriosa. El tema es que siempre me comporté como una lady, así que jamás le lancé ningún improperio frente a las visitas, es más solo lo miraba amenazante (reitero yo sabía la ubicación de los objetos punzantes, él no y lo sabía) cuando nadie nos estaba mirando.
Pero lo que realmente marcó un punto de inflexión, casi definitivo en nuestra relación, fue cuando en una de las ultimas discusiones me dijo muy burlonamente: “Bueno hagamos una cosa, vos le pedís a tu mamá un manual de instrucciones tuyo, así se como tratarte y decirte las cosas para que no te enojes” A lo que casi enajenada le respondí: “Hace 7 años que me conocés, ¿y todavía no sabés como tratarme?” Listo el pollo, y pelada la gallina, de ahí no hubo más retorno. Las discusiones se suscitaron una tras otra hasta que ya no existió forma de remontar la situación.
Ahora yo me pregunto, después de tres temporadas consecutivas de mujeres asesinas ¿Todavía hay hombres que nos siguen subestimando?

martes, 22 de julio de 2008

Acá hay gato encerrado

Quiero plasmar en estas líneas un par de preguntas que me rondan sin cesar, por mi cabeza psicoanalizada. ¿Será que con esto de la terapia estoy empezando a replantearme no solo mi vida entera, si no todo lo que brotaba a mi alrededor, y no veía por estar ensimismada en mi propio ombligo?
Vaya uno a saber.
A lo mejor ustedes me pueden ayudar con las respuestas

1- ¿Por qué Nicolás Cabré se pone de novio con todas las protagonistas femeninas que trabajan con él en las novelas?

2- ¿Por qué Robi Rosa escribe canciones tan lindas para que cante Ricky Martín (Ejemplos: Fuego de noche, nieve de día, Volverás, Bella, etc.) y las que compone para cantarlas él son tan pedorras (Descontando Cruzando Puertas, claro está)?

3- ¿Por qué en las películas pornográficas las mujeres no se sacan los zapatos ni destienden la cama?

4- ¿Por qué Cormillot se opone a los postrecitos y alfajores Ser? ¿Será porque ese currito no se le ocurrió a él?

5- ¿Por qué el peor insulto a un hincha de fútbol es “pecho frio”?

6- ¿Por qué los arquitectos no encontraron la forma de construir un baño que no sea frío en invierno?

lunes, 14 de julio de 2008

No hay nada que les venga bien… (Por no decir otra cosa)

Atributos y reacciones que yo creía que me convertían en una excelente novia:

1. Jamás los extorsioné negándome a tener sexo
2. Nunca los acompañé con cara de culo a la cancha o a un recital de Hermética. No iba directamente
3. Nunca intenté reconciliarlos con un familiar.
4. Jamás hice una escena de celos en público, aún teniendo motivos claros
5. Jamás les lloré cuando me dejaron.
6. Nunca los obligué a acompañarme a fiestas de mis compromisos laborales
7. Siempre fui buena anfitriona de sus amistades, aún de aquellos que se me tiraban lances.
8. Cumplí todas sus fantasías sexuales.
9. Intenté cocinarles, con poco éxito, pero siempre con ganas

¿Y para que me sirvieron estos actos de amor? Si estoy sola porque los apabulla mi personalidad.
¿De qué me sirvió ser independiente y segura de mi misma? ¡DE NADA!
Los hombres se jactan de su simpleza, porque no sufren las alteraciones ciclotímicas que nosotras sufrimos a causa de los cambios hormonales, pero hay algunos que son peores que cualquier hija de vecina indispuesta.
Piden espacio y aire para no sentirse asfixiados, reclaman a gritos una mujer independiente, que trabaje o estudie y que tenga amistades, pero a la vez quieren que dependa totalmente de ellos y que esté pendiente las 24 horas del día de las necesidades de ellos, pero que, por supuesto, no opine ni se queje.
Los hombres son hijos del rigor. Les encantan las minas que los persiguen, que les lloran, que les consultan hasta el color de bombacha que se van a poner.
No hay caso, la Noe tiene razón, hay que tenerlos cortitos, respirarles en la nuca, marcarles el paso a cada instante. Por que les das mucha libertad y cuando te querés dar cuenta te gorrearon o te dejan por otra porqué: “A vos no te importo”
¡CARADURAS!
Y después dicen que las complicadas somos nosotras, y algunos hasta se aventuran a enrrostrarte la teoría de Freud sobre “la envidia del pene”. Sepanló muchachos: ¡no se los envidiamos! Tenemos planes mucho más divertidos para con él, que el famoso “complejo de castración” que el Padre del Psicoanálisis desarrollo en nuestro nombre y sin consultarnos.

miércoles, 9 de julio de 2008

A ver si nos vamos avivando

Resulta ser que hay una periodista llamada Lisa Daily que escribió un libro para mujeres, en donde te explica como encontrar y casarte con tu media naranaja en tres años o menos. Esta mina encuesto a cientos de solteros, según dicen lindos y exitosos, para poder caracterizar los rasgos que los hombres buscan a la hora de ponerse de novios.
Paso a detallar:

1. Ella tiene vida propia. Señoritas, esto significa que ustedes se cuidan solas, y se proporcionan su propios placeres cotidianos. "No esperas que tu novio sea el centro de tu existencia", dice Daily.

2. Ella nunca da el primer paso. Esta señora (aclaro que está casada, lo cuál da más veracidad a sus dichos) dice que ella cree fervientemente que las mujeres nunca deben perseguir a un hombre. (¡A que viva! Yo también pienso lo mismo y no tuve que encuestar a 300 tipos, con acostarme con 9 me alcanzó). Ella sugiere esperar que el hombre inicie y planifique las citas, porque si la mujer es la que siempre llama, ella nunca sabrá si él realmente está interesado en ella o si la relación es sólo conveniente para él.

3. Ella es sexy sin ser una mujerzuela. Al principio de la relación, la mujer debe refrenarse de hacer cualquier comentario que sea abiertamente sexual (Cagamos, no me caso más o me voy a tener que mudar a Europa, que ahí solo me leen en España. Dicen que Suecia es muy lindo). La mujer también coquetea usando contacto no sexual como colocar su mano en el antebrazo o incluso en la rodilla brevemente (¿?). Cuando la relación es más seria, y probablemente más íntima, el contacto sexual y las exhibiciones públicas de afecto son más apropiados, como acariciarle la pierna con el pie por debajo de la mesa.

4. Ella espera antes de entregarse. Esta señora dice que cuando las mujeres tienen relaciones sexuales, ellas liberan una hormona llamada oxitocina que según algunos investigadores científicos hace que las mujeres se sientan extraordinariamente cálidas e imprecisas para sus compañeros sexuales. Entonces si las mujeres se entregan demasiado pronto, puede que se precipiten a tener una relación que ni siquiera todavía existía fuera del dormitorio (Ah! Haberlo sabido antes). Cuando inflas el significado de la relación, el hombre a menudo se aleja. Daily aconseja esperar por lo menos un mes en la relación antes de tener sexo con tu nuevo hombre (Así que muchachos a esperar se ha dicho, la autogestión es muy buena, por lo menos los va a mantener relajados mientras tanto).

5. Ella hace pequeñas cosas para demostrar que su pareja le importa. No estamos diciendo que te debes convertir en una diosa doméstica. La idea es que debes desear hacer pequeñas cosas que le dejen saber que él te importa y estás prestando atención a sus necesidades individuales. Y él debe hacer lo mismo por vos (Obvio, si no ni me pongo en gastos. Buena si, boluda no)

6. Ella debe ser el más grande apoyo de su novio. Ayudarlo a lucir bien delante de su jefe, reírse de sus bromas y a sobresalir cuando es importante (Ósea dorarle la píldora). Por supuesto, otra vez, él debe hacer lo mismo por vos (eso descontado mi querida).

7. Ella nunca presiona. "Los hombres tienen una aversión notable a cualquier clase de presión", afirma Daily. Por lo tanto, las mujeres deben evitar llamarlo y/o enviarle correos electrónicos muchas veces al día o lanzar indirectas sobre el futuro. De hecho, debes mantener la temida palabra matrimonio fuera de tu vocabulario. (Coincido, si algo aprendí es que a los hombres les interesa disfrutar la relación, no plantearse a cada rato a donde va, cosa que si nos preocupa a nosotras por el asuntito del reloj biológico)

8. Ella no acepta ninguna majadería de nadie. Una mujer nunca acepta el mal comportamiento. Los hombres respetan a las mujeres a quienes no pueden salirles con cualquier cosa. Si saben que habrá un castigo debido a una seria violación como engañarte, él te respetará más, y probablemente lo pensará dos veces antes de hacerlo. (¡Totalmente mi querida señora! Me está cayendo bien usted)

9. Una buena mujer siempre elige a un buen hombre. Eso quiere decir que debes buscar a alguien honesto y confiable. Él tiene que tratarte bien. Si te dice que va a estar en un lugar, él está allí. También deben tener opiniones compatibles acerca del dinero (A mi me gustan los hombres buenos, el tema es que yo a ellos no. Solo se me acercan los mentirosos, despilfarradores, vagos, etc., etc.)

10. Ella sabe que el amor es la parte más importante de la ecuación de pareja. ¿Cómo sabe una mujer que ha encontrado esa relación excitante que la vuelve loca? Daily afirma que la sensación incluye un sentido único de comodidad y aceptación y la sensación de felicidad del otro es tan importante para ti como la tuya propia. (Decididamente esta señora me cae bien)

Bueno chicas, ya tenemos las claves, ahora a buscar y conquistar a nuestra media naranja. Eso si, cuenten como les fue

viernes, 4 de julio de 2008

En llamas…


¿Alguien sabe que le estaba pasando a Luismi cuando hizo su último disco?
¿Algunos de ustedes han escuchado, con detenimiento las letras de las nuevas canciones de este señor?
¿O no se han dado cuenta que tiene la idea fija?
Paso a detallar:

- “…Devasté su cuerpo, me bebí su boca… y ahora que prendí ya el fuego, me pierdo como las olas” - Se amaban

- “…Te voy a dar sin tregua, amor del bueno, amor a mares…” - Amor a mares

- “…Y por fin habitarte sobre la arena con luz de luna, mientras que el oleaje, tu cuerpo inunda…” - Amor a mares

- “…Quieren invadir tu cuerpo, como invade el sol, la tierra…” Te desean

- “…Pero saben que es un sueño, atracar en tu marea…” Te desean

- “…No te miran, te devoran. Leen tu cuerpo letra a letra…” Te desean

- “…Eres tu en el delirio, en la pasión, mi aliada en fantasías, erotismo sin medida que supera la razón…” - Cómplices

- “…Provocamos con palabras nuestro fuego abrasador…” - Cómplices

- “…Eres tu (…) la respuesta enloquecida, que supera siempre a mi imaginación…” Cómplices

- “…No falta una noche, en que mis besos galopen por valles y montes y siempre acabemos haciendo el amor…”Dicen

¿Donde quedó ese tierno muchachito que cantaba “Fria como el viento”, “Tengo todo excepto a ti”, “Entrégate” y tantos otros hit´s más del amor meloso, en donde la mina en cuestión no se dejaba y que redundaron en la histéria de mi adolescencia?
¿Se estará poniendo mayor y por consiguiente verde?
¿Será que cuando hizo el disco estaba en plena cuarentena, porque su mujer acababa de parir?
¿Se estará aggiormando al nuevo público adolescente, que ya no disfruta de las mieles de la histéria, sino que es "palo y a la bolsa"?
¿Lo hará para conservar a su público, que ya de tiernas adolescentes histéricas no tenemos nada?
¿Se terminará convirtiendo en un Sandro de América y nosotras en sus “chicas” de bombachas talle universal?
Vaya uno a saber que está pasando por esa cabecita loca
Eso si, si a mí, para accederme carnalmente, me escriben o me cantan algo así, yo me dejo ingresar, que quieren que les diga.