viernes, 4 de diciembre de 2009

De cómo no vas a venderle un vestido a nadie en tu perra vida


Venderle ropa a una mujer es todo un arte. Porque estamos hablando de que tenés que convencer a seres competitivos, indecisos e insatisfechos de que algo le queda tan divino que los hombres se van a desmayar a su paso y de que a la vez desatará la envidia más descarnizada de cada mujer que pise este planeta.
La regla más básica (pero tal vez la más complicada de que resulte convincente para la potencial compradora) es asegurarle con tu mejor cara de que sos la dueña absoluta de la verdad, de que si algo la corta al medio de lo ajustado que le queda, va a “ceder” con el uso, o en el caso de que esté embolsada adentro de una prenda, va a “encoger” cuando la lave.
Sin embargo siempre existe una excepción que confirma la regla y me lo topé esta tarde.
Hoy cuando volvía del trabajo, pasé por la puerta de un local de ropa para mujeres y tanto en la vidriera como dentro de los exhibidores del local, se disponían muchísimos vestidos del mismo modelo pero de distintos colores, uno más lindo que el otro, así que no pude resistirme y entré a probarme alguno, decidida a llevarme uno.
Luego de examinar uno por uno para elegir que color de vestido era el que me gustaba más, elegí 3 para probarme. Uno blanco y negro, otro rojo y negro y uno negro liso y llano. Cuando le comunico mi decisión a la única vendedora que había, está me mira y me escupe con ceño fruncido: “Mmmm…me parece que este talle es chico y después se cortan los hilos y tengo que estar repasando las costuras”. Yo estupefacta, estaba a un paso de revolearle los vestidos en la cara y decirle que se los introduzca por el esternón, pero tuve una idea mucha mejor.
Como yo sabía que esos vestidos me entraban a la perfección, me metí lo mismo al probador, y una vez que me calzaba el vestido, salía del cubículo de tela para mirarme en el espejo desde más lejos, enrostrándole que dicha prenda parecía estar hecha a mi medida, pero la criticaba abiertamente. Lo hice con los 3 vestidos: el negro era muy escotado, el blanco se transparentaba y el rojo era corto.
Una vez que terminé con el desfile, se los entregué hecho un bollo diciéndole burlonamente: “No, no tienen buena confección. Igual gracias”
Y me marché para no volver nunca jamás, pero con la frente bien en alto

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Desvaríos varios


Hace como dos semanas que estoy dele que te dele pensando en que puedo escribir, pero juro que no me sale nada. Con las musas de vacaciones creo que me he quedado sin nada para decir.
Y miren si estaré jodida que yo siempre tengo algún tema de conversación o de monologo, depende el interlocutor.
¿Alguna vez les conté cuando en uno de los viajes desde Córdoba a San Juan, me pasé las 6 horas que dura el trayecto hablándole sin parar a mi amado? Pobrecito mi vida, yo calculo que a los 15 minutos me cortó el canal de comunicación enfrascándose en vaya a saber que pensamiento.
Para colmo de males, mi vida está aburridamente tranquila y armónica. Y no es que me queje, al contrario, con el cansancio que ya cargo a esta altura del año, menos mal que estoy en paz.
Siempre recuerdo gratamente la canción del maestro Fito Paez que dice: “(…) estoy tranquilo, pero herido (…)” Creo fervientemente que es un garrón estar deprimido y encima nervioso, no hay equilibro psicológico que resista a semejante combinación.
Para colmo de males, una de mis mejores amigas se casa en cuestión de meses, entonces casi todas las charlas con mis amigas giran en torno a casamiento, vestidos de novias, catering, cotillón, etc, etc, etc.
¿Pueden creer que están todos desesperados por casarme? Hasta mi vieja quiere sacarme de encima y mandarme a vivir a San Juan definitivamente. Como será que mi amiga la novia, ya me eligió fecha de casamiento y todo. Según ella las mejores fechas son marzo/abril o septiembre/octubre, así que si no me caso en octubre del año que viene ya se me va para marzo del 2011.
Así que en fin, acá estoy…sin nada nuevo bajo el sol para contar…

jueves, 12 de noviembre de 2009

Así no hay antialergico que aguante


Hace una semana que tengo una tremenda alergia estacional, provocada por el polvillo que hay en el ambiente. No dejo de estornudar, y como un atentado a mi idílico romance duermo con un rollo de papel higiénico en la mesita de luz y hasta ronco porque tengo la nariz tapada.
¡Tiene que llover caramba!
Y claro, te sembraron tanta soja que ahora Córdoba parece el desierto del Sahara.
Ustedes no se imaginan como tengo los talones y los codos, ideales para rallar queso sardo. Es un presupuesto en crema.
Debo confesar, a pesar de mi vanidad, que al comienzo estaba chocha porque tengo los rulos super controlados y aplastados. Pero ya está, prefiero planchármelos sistemáticamente antes que estar tirando la cadena del inodoro cada tres pichinis livianos para ahorrar agua.
¡Se nos están quemando los campos, se nos están secando los ríos!
¿Ustedes se dan cuenta que si seguimos así, no va a haber ni agua estancada para que se reproduzca el mosquito del dengue?
Encima cuando se avecina una tormenta, el ambiente se pone tan espeso que parece que se nos va a caer el cielo encima y solo llueven tres gotas locas. Yo ya no salgo más de paraguas, mas por cabala que por otra cosa, es como cuando uno está esperando el colectivo hace media hora y justo cuando decide prenderse un pucho aparece el muy turro, bue tengo la esperanza de que esa Ley de Murphy se cumpla si no salgo de paraguas cuando está nublado y hay olor a lluvia.
¿Se acuerdan de enero del 2008 cuando llovieron 15 días seguidos? Córdoba parecía Londres. Se inundó todo, colapsaron los desagües de la ciudad y a mi me dolían las articulaciones.
Así no hay cuerpo que aguante, cuando no es la alergia son los huesos
Este tema del calentamiento global es muy preocupante, a ver si nos ponemos las pilas y empezamos a plantar todos los arbolitos que nos han ido sacando, el tema es… ¿De donde vamos a sacar agua para regarlos?

jueves, 5 de noviembre de 2009

Es inmoral sentirse mal por haber querido tanto


¿Alguien, alguna vez se dio cuenta que en las telenovelones todos los malos son locos?
Es como si la única explicación o justificación hacia la maldad fuera un serio trastorno psicológico.
Si los guionistas de novelas me consultan, yo les puedo proveer una serie de ejemplos de seres malvados que no tienen ninguna enfermedad mental, sino que actúan de esta manera porque simplemente para ellos, egocéntricos a reventar, el fin justifica los medios. No hay ningún horrible trauma, no superado y por lo tanto negado, de la niñez que sirva de móvil para andar aplastando cabezas a diestra y siniestra, y encima regocijarse con el dolor ajeno.
Lo peor de todo es que es casi como decir que todas aquellas personas que tienen algún problema psicológico son consecuentemente malvadas, cuando yo sé a ciencia cierta (ya sabemos todos que mi señora madre es psicóloga) que hay muchísimas personas que tienen trastornos mentales y que son inofensivas.
¿Esta gente no se dará cuenta que tomando esto como premisa para crear el argumento de un producto que consumen en su mayoría las mujeres nos meten en la cabeza, que si un tipo es un reverendo HDP es porque el pobrecito su alma ha tenido un problemón de chiquito? …Entonces no es que sea malo, sino que tiene problemas!!!
Concepto que yo sostuve durante años, hasta que la vida misma me topó con hombres que no han tenido una infancia fácil pero que son seres llenos de buenos sentimientos que serian incapaces de lastimar premeditadamente a alguien.
Mujeres del mundo, recordemos siempre que un señor que haya sufrido no necesariamente te lastima, que ese sufrimiento no es argumento válido para justificar el accionar nocivo del “señor” en cuestión, y sobre todo no olvidemos que no podemos salvarlos de ellos mismos, sino que somos nosotras las que nos debemos resguardar de ellos.
Que ellos se cuiden su cabeza que nosotras cuidamos la nuestra.

jueves, 29 de octubre de 2009

Imperdonable


Convengamos que el hecho que te gorreen, además de romperte el corazón, también significa todo un atentado al amor propio del engañado.
En mi caso particular, no perdono bajo ningún punto de vista la traición, pero quizás pueda entenderla si el mal parido me ha abandonado o sostenido una relación paralela y clandestina con una señorita en iguales o mejores condiciones que yo.
No hay nada peor que te cambien por una mina que no vale ni dos mangos.
Lisa y llanamente no entra dentro de mi cabeza.
¿No es acaso que los seres humanos buscamos constantemente superarnos?
Porque entonces hay tipos que te dejan o engañan por una mina carente de cultura general, sentido común, racionamiento lógico, superficial, interesada, manipuladora…En fin, berreta por donde la mires.
Ahora vos me decís que se enamoró, bueno ponele que capaz que lo entienda porque el amor es ciego, sordo y pelotudo, ¿Pero sabés la cantidad de casos que conozco que no es por amor, sino por puro placer egoísta y narcisista?
Pongámosle por caso que seas una mujer de dar segundas oportunidades y reconsideres toda la relación y estés dispuesta a perdonarlo sinceramente (es decir sin pasar facturas a la primera de cambio), pero te das con que “la usurpadora” no vale ni un chirlo…¡No hay forma que lo perdones! Ya es de muy HDP ponerte los cuernos con una mina que da vergüenza ajena.
Chicas hay que hacerse valer porque evidentemente este mal parido no es capaz de darse cuenta la mina que tiene al lado, entonces es él el que no está a tu altura.

jueves, 22 de octubre de 2009

No hay peor ciego que el que no quiere ver


Siempre creí que los tipos eran unos desalmados y que además reducían a su mujer a la categoría de adorno y/o accesorio de su vida, porque si eran engañados por su amada con un conocido o amigo, ellos perdonaban al tipo, pero no así a su señora.
Como buena inocente palomita que soy, creía que se trataba de una cuestión de solidaridad entre genero o de un elevado sentido de la amistad, que estaba mucho más allá de la que podemos mantener las mujeres entre si.
En cambio nosotras ni siquiera toleramos esa idea, y somos capaces de hacer rodar cabezas en nuestra sed de venganza, si es que descubrimos que nuestro amado nos ha puesto las guampas con una mujer cualquiera sea el vínculo que nos una o des-una con ella.
Pero el quid de la cuestión es que lo que nos inspira a actuar a las feminas de semejante manera es que tenemos una escasa tolerancia a la crítica y al fracaso. Entonces como buenas ciegas negadoras, en vez de agarrárnosla con nuestro amorcito amor, es mucho más fácil endilgarle toda la culpa a la señorita que se revolcó con él. Es así que ellas se convierten en las intrusas, las usurpadoras, cuando en realidad bien sabemos que son un mero chivo expiatorio de nuestros errores.
Mis queridas chicas, las parejas son de a dos, y si nuestro hombre nos cuernea es porque algo andaba fallando y nosotras no lo queríamos ver. Las mujeres tenemos la loca idea de que haciéndonos las boludas (porque no es que una no se da cuenta) la pasamos muchísimo mejor. Pero no es así, porque la realidad siempre queda haciendo ruido en la nube de pedos que nos inventamos para demostrarle a los demás lo felices y exitosas que somos.
En cambio el hombre es más simple, se la agarra con su amada y chau pinela. Ojo, porque ellos también son muy amigos de esquivarle al bulto en estas cosas, directamente te tildan de bombacha veloz y “corto mano, corto fierro” mediante, te abandonan para siempre.
Desde mi humilde punto de vista no comparto ninguna de las dos actitudes, yo considero que si estamos teniendo problemas de pareja con nuestra media naranja, lo más sano es tomar el toro por las astas y aclarar la situación de una manera sana.

jueves, 15 de octubre de 2009

La paja en el ojo ajeno


Me pregunto porqué si los hombres se llenan la boca diciendo que no quieren que sus mujeres se comporten como sus madres, sino como compañeras, el ideal de mujer debe cocinar, lavar, planchar y limpiar, sin mencionar aquellos que pretenden ser mantenidos por sus señoras esposas.
Voy por más: si ellos pretenden que nosotras hagamos todo esto, pero que no nos “comportemos” como sus madres ¿Lo que buscan es una especie de empleada doméstica que también le brinde servicios de meretriz, pero como no quieren pagar por esto, se casan o emparejan?
Y eso que no voy a hacer mención de esa fascinación que sienten los tipos por las mujeres de delantera imponente, ya que mis conocimientos en psicología no me alcanzan como para hacer un análisis de la identificación con el seno materno.
Esta bien, seria de necia no reconocer que las mujeres tenemos un “instinto maternal” que nos lleva a actuar como si nuestros amados fueran nuestras crías, pero chicos también reconozcan que nosotras no seríamos un pequeño pichón de Yocasta si ustedes no se comportaran como Edipo, más precisamente cuando era rey de Tebas.

jueves, 8 de octubre de 2009

Ser o no ser una Chica Cosmo, esa es la cuestión


Debo admitirlo, decididamente yo no soy una Chica Cosmo

- Jamás en la perra vida, ni aunque tuviera plata, me compraría esos exóticos modelitos de vestidos, zapatos y carteras de diseñador.

- Me cuesta un ovario y la mitad del otro hacer dieta e ir al gimnasio.

- No me parece nada glamoroso el color anaranjado que te deja la cama solar.

- Suelo doblarme el tobillo hasta usando zapatillas, no voy a arriesgarme a esguizarme la tibia y el peroné por usar zapatos taco aguja.

- Tengo el pelo rulado, así que los peinados de moda no me quedan bien. Descontando que el flequillo me queda como el orto.

- Debo haber visto 3 capítulos de Sex and the City, y la peli me pareció un bodrio.

Con esto no trato de caer en la critica facil de que todas las minas que salen son super modelos de casi 2 metros de altura y de 90-60-90 (nada más alejado a mi y a la mayoría de las mujeres del planeta) porque es una revista de Moda & Belleza y como tal esas son las mujeres que aparecen en todos los magazines de esta categoría.
Y aunque debo reconocer que en cierta forma es muy entretenida la revista, también hay que decir que su mensaje me parece absolutamente contradictorio.
Para los que la hacen una chica cosmo tiene que tener confianza en si misma, ser independiente y tomar sus propias decisiones, cosa con la cual concuerdo al 100%, sin embargo tienen extensas secciones donde te enseñan como tenés que actuar para “cazar/casar” al mejor partido y sobre como mantenerlo a tu lado con sexo. Sin ir más lejos en el número de julio salió una nota en la que te daban consejos de cómo enseñarle a un hombre a ser buen amante, y pensé: “Mmmm chica cosmo, si para vos el sexo es tan importante, ¿porqué en vez de intentar adiestrar en la cama a un chico que no te hace ni cosquillas, no te buscás otro? Entonces pensé que capaz que las chicas cosmo deben tener por novios, señores que son muy buenos partidos (leasé musculosos, jóvenes, chetos y con plata) pero son unos quesos en la cama, y ahí mismo me alegre de no pertenecer a este exclusivo grupo.

jueves, 1 de octubre de 2009

Darwinismo amoroso


No existe nada más patético que un señor que siendo abandonado por una damisela, se despacha con un: “Yo te hice a mi manera, así que nunca vas a encontrar a otro que te haga el amor como yo. Y me vas a extrañar”.
No queridos míos, no los vamos a extrañar y ojala que el próximo no nos haga el amor como ustedes.
Seria buenísimo para todos que ustedes pudieran entender que nosotras vivimos el sexo de la misma manera que ustedes, porque así todos nos libraríamos de esos preconceptos de que el primer hombre de la vida de una señorita es inolvidable, y de que la mujer que disfruta de su cuerpo plenamente es un trola.
Por las dudas les cuento: las mujeres somos seres humanos que como tales evolucionamos, capaz que de una manera que a ustedes se les complica entender, pero es evolución al fin. Y como tal, queremos más y sobre todo distinto.
Charles Darwin en su teoría de la evolución postuló que todas las especies de seres vivos han evolucionado con el tiempo a partir de un antepasado común mediante un proceso denominado como selección natural. Y en el tema que nos compete, más o menos el ciclo evolutivo seria así: una señorita X y un señor Y se enamoran, ambos disfrutan plenamente de esa relación amorosa, y cuando esta se desgasta y el amor desaparece, cada uno se raja con lo aprendido buscando nuevas experiencias, cerrando la historia anterior para siempre. Quién no pueda hacer esto, tiene un serio trastorno psicológico que debería trabajar en terapia.
Así que señores, acepten con dignidad que nadie es imprescindible, y por favor no empañen el recuerdo que de ustedes nos puede quedar adoptando el papel de macho copulador inolvidable, porque del ridículo no se vuelve

jueves, 24 de septiembre de 2009

En boca cerrada


En el transcurso del último año tuve 4 casamientos, y todavía me faltan 2 que serán en unos 6 meses. Pero más allá de toda la movilización emocional que representan para una que está con el pescado alquilado, pero no vendido, y con todo el gastadero de plata que implican, lo bueno de estos eventos es que sin proponérmelo hace un año que estoy casi casi a dieta, con el consecuente beneficio para la salud y la estética que esto significa.
Toda esta situación me ha llevado a intercambiar con mis más intimas, las dietas que se pueden hacer y sus posteriores etapas de mantenimiento, y después de haber probada tantas, creo estar en condiciones de asegurar que la única dieta realmente efectiva es cerrar la boca.
Porque se pueden hacer distintas combinaciones de alimentos, tomar suplementos dietarios y demases, pero en todas la clave es recagarse de hambre. Porque comiendo no se baja de peso.
Una recomendación importante que te dan cuando te pasan una dieta es el celebre “Efecto Rebote”. Todas te dicen lo mismo: “Esta no tiene efecto rebote porque te cambia el metabolismo”…A ver chicas, si una hace una dieta, baja los kilitos que tiene demás, pero cuando la termina se tira de cabeza al primer súper plato de tallarines que le ponen al frente, y después sigue por la torta de chocolate y así sucesivamente, va a engordar!
Otra recomendación que suelo escuchar es que te dicen que tomando tal o cual suplemento dietario, se te va a formar el cuerpo porque te desaparece la celulitis y la flaccidez. Chicas mías... sino movemos las cachas un poco, se te van a caer. Es física pura y neta. Tomando dos pastillitas diarias de centella asiática, no vas a amanecer con el culo en la nuca, y la panza chata y marcada cual tabla de lavar.
¡Dejemos de mentirnos caramba!
Los milagros de esa categoría no existen

jueves, 17 de septiembre de 2009

Facebook divino tesoro


Según mi amado, yo soy una avezada facebucologa, porque lo tengo tan estudiado al asunto, que descubro un montón de intimidades de todos los que pertenecen a mi red de amigos.
Cómo será que afilando el ojo descubrí que un amigo le ponía los cuernos a su novia o que una parejita conocida estaba peleada…Y no es que lo pusieron abiertamente en su estado, sino que uno que conoce la intimidad de esa gente, lee entre líneas los comentarios.
Pero el facebook no solo sirve para que yo sacie mi inmensa curiosidad, y despliegue mis mejores dotes de chusma, sino que además hasta me ha servido para hacer una especie de descubrimiento socio-antropológico de la vida sentimental de las mujeres.
No pienso revelar quienes fueron los sujetos de estudio, porque no da para andar incinerando así como así a la gente.
Acá el meollo del asunto es que he llegado a la conclusión de que aquellas mujeres que en su tierna adolescencia han sido chicas de si fácil, hoy están solteras, tirando a desesperadas.
Y las que han sido más recatadas en su pubertad, están felizmente casadas o emparejadas, para sorpresa de las primeras que se creían las más vivas del barrio, club o colegio porque tenían a todos los giles atrás de ellas, y eran las más “populares” de su circulo, siendo crueles y hasta discriminadoras con aquellas de más bajo perfil.
Porque acá y en la China, las mujeres en edad de merecer, que cambian de novio como de bombacha, no saben lo que quieren, por eso les da lo mismo cualquiera, y cuando uno no sabe lo que quiere termina quedándose sin nada o solo como en este caso.
Porque no estamos hablando de mujeres que se sienten tan satisfechas consigo mismas que no necesitan un hombre que le de sentido a su vida, porque por algo los han tenido por docenas…
Y hoy están desconsoladamente solas, publicando fotos de "la mejor etapa" de su vida, haciendo envidiosos comentarios del estilo "Que bien se te ve" a las que antes excluían, e intentando levantarse a algún gil que en el pasado tenía comiendo de la palma de su mano.
Así que chicas no hay que escupir para arriba porque el gallo siempre te cae en la frente... Además todo llega en esta vida a aquel que sabe esperar lo que esta buscando.

jueves, 10 de septiembre de 2009

El diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo…


Los tipos que son infieles no son unos capos, ni son irresistibles.
Ya sé que dan esa impresión por ese aire de superados que portan, como si anduvieron paseándose por la vida diciendo: “Yo estoy a otro nivel, mucho más allá de todo. Porque cuando vos fuiste yo ya fui y vine cuarenta veces.” Y bla, bla, bla…
Pero en realidad esta clase de tipos son unos INSEGUROS.
No me cabe en la cabeza porque esta clase de señores son cuasi dioses para nosotras y para sus amigos también, si es el antihéroe, tomando como héroe a un ser capaz de amar incondicional y desinteresadamente, alguien de nobles valores, valiente, justo y honesto.
Y estos tipos… ¡Carecen de todo esto!
Si señores, así se los digo, porque un ser humano que necesita reafirmar su masculinidad, demostrando que se puede encamar con cuanta minita anda dando vueltas, es porque tiene una baja autoestima galopante.
Por eso mismo es que un tipo infiel no quiere a ninguna de las mujeres que están en su vida, porque bien sabemos todos que aquel que no se quiere a si mismo, menos puede querer a otra persona.
Porque hay que tener las pelotas muy bien puestas para conquistar, enamorar y mantener día tras día, a lo largo de los años, una pareja feliz y estable, principalmente y más que nada porque las minas somos muy jodidas. Porque como una vez escuche por ahí: “Macho no es el que tiene muchas mujeres, sino el que tiene una sola y la mantiene contenta” (Creo que es de una canción de Arjona…¡Pero cuanta verdad caramba!)
Así que chicas, si se cruzan con un señor de estos, y se los digo por experiencia propia: RAJEN…En serio, soldado que huye sirve para otra batalla.
Yo sé que más de una cabecita de novia, debe estar convencidísima de que todo su amor alcanza para sostener la pareja y para “salvarlo” a él, de si mismo. Eso es un error que cometemos todas las mujeres.
Pero chicas, no podemos ayudar a nadie que no quiere ser ayudado.
Así que mis queridas niñas, RAJEN… En serio, háganme caso…

jueves, 3 de septiembre de 2009

A mamá mona, con bananas verdes


Ponele que a los tipos les guste que otros hombres deseen hincarle el diente a su mujer, pero a las mujeres ¡NO!
Sencillamente porque no solamente “El hombre propone y la mujer dispone”, sino que además, sabiendo esto ya de antemano, las minas que, con cuchillo y tenedor en mano y servilleta al pecho, desean entrarle a nuestro amado son muchísimo más lanzadas.
Los hombres al ser básicos son muchos más obvios, en cambio las mujeres despliegan sus ardides de “mosquita muerta” y “gatubela” a la vez y así los enroscan hasta meterlos entre sus sábanas, y después proseguir hasta la consiguiente usurpación de novio ajeno.
Una amiga mía siempre me dice: “Más sufre el que mira que el que muestra” y esta bien, ponele que sea cierto, pero es que con este asunto de la liberación femenina, el feminismo y la mar en coche, las minas no se quedan en la mirada nada más, van a por él!
Es así que mientras a mi amado le encanta que los tipos me miren el escote o las piernas por la calle, a mi se me inflama la yugular homicida cuando la ex le revolea el traste delante nuestro y si no la agarré de la nuca por los pelos, es porque una lady como yo, nunca pierde la compostura.

viernes, 28 de agosto de 2009

Al que le guste el durazno, que se banque las peluzas


¡Qué masoquistas podemos a llegar a ser las minas!
En ese afán que tenemos de querer saber la verdad, para poder elegir que queremos hacer con esa verdad que sabemos, somos capaces de los actos más atroces que han existido desde el comienzo de los tiempos.
Acciones que obviamente para lo único que sirven es para torturarnos, porque si estamos seguras que nuestra media naranja nos está mintiendo, me querés decir ¿Para qué escarbamos en los rincones más oscuros en vez de plantearles nuestras dudas y ponernos de acuerdo de una manera sana y madura?
Pero lo más paradojico de este asunto es que buscamos la verdad, apoyandonos en la mentira misma.
Estamos constantemente intentando descubrir algún secreto oscuro de nuestro amado. Lo peor de todo acá es que si no descubrimos nada ni tenemos motivos para desconfiar, seguimos buscando y poniendo trampas para que caigan, no vaya a ser cosa que…
Encima de todo, como no aparece nada, nos torturamos pensando que somos las más hijas de sus buenas madres que existen, porque desconfiamos de él que es divino, pero eso no sirve para dejar de espiarlos ni de mentirles. Con nuestra mejor cara de inocente palomita, les seguimos leyendo el buzón de mensajes de texto y la casilla de correo. He conocido casos de señoritas que teniendo un contacto en la empresa de celular del novio, se han conseguido un excalibur de las comunicaciones del amado, pasando por una tortura atroz hasta conocer el resultado negativo que arrojó este procedimiento, pero si le preguntás lo volverían a hacer.
Sin embargo las peores son esas minas que SI descubren oscuros secretos de sus amados, y a pesar de todo no los encaran ni los abandonan, sino que siguen a su lado, aunque adoptando una actitud superada que no se las creen ni ellas mismas, porque bien sabemos que sostienen esa situación porque tienen la vana ilusión que un buen día él se de cuenta que ella es la mujer de su vida y que no la quiere perder, y se convierta en el hombre del que ella se enamoró (hombre que nunca fué y que ella se inventó para poder estar con él, la madre de todas las mentiras).
Pero el quid de la cuestión es que aunque eso un buen día suceda, no es que aquí no ha pasado nada, porque primero que nada debe seguir inventando mentiras para sostener la primera de ellas, y segundo pero no menos importante, porque ella nunca va a confiar en él, entonces se encierra en un círculo vicioso de sufrimiento, falsedad y persecución, que como todo círculo de estas características, nunca la conduce a ningún lado.
Estas últimas son capaces hasta de hacerse amigas de la tercera en discordia, sin revelar que saben "la verdad" y solo con el objetivo de llenarles la cabeza para que sean estas las que dejen al tipo. Lo peor acá es cuando "la otra" no le cuelga la galleta y se arma la "tole - tole", pero como "la descubridora del secreto" negó todo desde el principio, no puede revelar lo que sabe porque queda encerrada en su propia patraña.
Me pregunto: ¿Para qué mierda queremos saber la verdad si no vamos a hacer nada al respecto?

martes, 18 de agosto de 2009

Todo bicho que camina, va a parar al asador


Tanto se ha hablado de la infidelidad que ya no queda nada original por decir.
Tanto se ha hablado de la diferencia entre los hombres y las mujeres, que volver sobre el tema es ser, absolutamente, recurrente.
Pero hace un par de noches conversaba con una gran amiga sobre su especial propensión a ponerle los cuernos a sus parejas, el asunto no sería raro sino fuera porque esta señorita tiene un alma de “Susanita” que la lleva en andas y su mayor meta es casarse enamoradísima y tener varios hijitos.
Le dábamos vueltas al asunto, porque ella decía estar rebalsando de amor por su amado, pero no podía evitar histeriquear con cuanto hombre se le cruzaba y no solo desear bajarle la caña, sino que si se le daba la oportunidad, procedería a la correspondiente bajada de caña.
Luego de divagar un buen rato llegamos a la conclusión de que los hombres al poder diferenciar el amor del sexo, son capaces de tener una amante durante 10 años, sin que eso signifique que vayan a dejar a su legítima señora esposa, concubina y/o madre de sus vástagos. En cambio las minas somos mucho más hormonales, viscerales y románticas, entonces cuando gorreamos es porque nos hemos enamorado hasta los huesos de otro tipo, y somos capaces de abandonar a quién sea para comenzar la vida de cuento de hadas que siempre soñamos para nosotras.
Es así entonces que nos dimos cuenta que acá lo que entra en juego es una total disconformidad personal. Es decir que si uno esta convencidísimo del amor que siente por su pareja, pero de repente aparece alguien que te hace temblar la estantería, por el cual sos capaz de largar todo a la mierda, pero una vez que arriesgaste todo y empezaste de nuevo, pensando que ahora si es para toda la vida, nuevamente aparece un tercero en discordia y la cosa se repito casi infinitamente, es porque acá lo que está pasando es que no hay pi… que te venga bien, pero porque vos no te sentís conforme con vos mismo, porque es más fácil aceptar las derrotas cuando vos sabés que las provocaste concienzudamente. Porque cuando hablamos de infidelidad lo que está en juego es el amor propio y la seguridad en si mismo, solo los inseguros necesitan reafirmarse como hombre o mujer encamándose con cuanto ser se le cruza, solo para confirmar que valen la pena únicamente por el hecho de que alguien los elija.

martes, 4 de agosto de 2009

Un negocio redondo - 3º parte


Y ya para ir finalizando con los consejos de esta yupie del romance en la era del capitalismo y la globalización, les dejo el último consejito:

Campaña de marketing y publicidad de nuestros atributos.

Paso 1: Enfoque de marketing: haga del Programa su prioridad n.° 1
Ósea dejá tu trabajo y dedicate pura y exclusivamente a levantarte un tipo

Paso 2: Apoyo de marketing: encuentre un mentor del Programa
Entre tus amigas/os buscate alguno que esté muy al pedo y que pueda dedicarse, casi full time a aconsejarte para no desviarte de la buena senda que nos ha trazado esta señora.

Paso 3: Envoltorio: crear su mejor imagen
Recauchutate, tuneate, photoshopeate, etc, etc, etc.

Paso 4: Expansión de mercado: proyectar una red más amplia.
Dedícate a la bisexualidad si es necesario

Paso 5: Marca: identifique lo que le hace diferente.
A pensar chicas o a inventar que es casi lo mismo.

Paso 6: Publicidad: promocione su marca personal
Repartí volantes si es necesario.

Paso 7: Marketing online: sea eficiente
Abríte un blog, un facebook, un twitter, entra a cuanto foro de chat te cruces en el ciberespacio.

Paso 8: Marketing de guerrilla: ¡haga algo diferente!
Pero tené cuidado, no vaya a ser cosa que terminés en cana por escándalo en la vía pública

Paso 9: Nicho de marketing: "salir" con mujeres
Capaz que conseguís marido, pero no te va a quedar ni una amiga.

Paso 10: Telemarketing: saque su agenda.
Según Maitena eso se llama “Necrofilia”

Paso 11: Marketing masivo: eleve el volumen
¿Y si una ya habla a los gritos?

Paso 12: Acto de marketing: ¡lance un Programa de fiesta!
Tomá la precaución antes de dejar el laburo de ahorrar para la fiesta, y de mudarte si es que vivís en un monoambiente

Paso 13: Ciclo de vida del producto: recárguese
Ósea hace todo lo de más arriba pero con más ímpetu, ganas, onda, energía, etc, etc, etc

Paso 14: Revisión de desarrollo trimestral: evalúe sus resultados
Recordá que un tropezón no es caída, aunque te hayas llamado a concurso de acreedores porque ya te gastaste un platal en esta titánica empresa y encima renunciaste a tu laburo para dedicarte full time a tu nuevo “trabajo” de conseguir marido, pero bueno che, no hay mal que por bien no venga.

Paso 15: Estrategia de salida: "Man"
Aunque no sea tu media naranja, recordá que algo es algo, y la cuestión siempre es arrancar.

¡ANDÁ!...(Hace falta que agregue algo más?)

miércoles, 15 de julio de 2009

Un negocio redondo - 2º parte


Siguiendo con los sabios consejos que nos esta dando nuestra experta publicitaria y consiguiente guru sentimental, les expongo aquí mismo una lista de sitios donde asistir para levantarse a nuestra futura media naranja.

Lugares donde encontrar pareja y conocer gente

1- Inscríbete en un gimnasio. De esta forma matarás dos pájaros de un tiro. En primer lugar, lograrás estar más activo y en mejor estado físico. Pero además, los amigos o pareja que puedas encontrar aquí, serán probablemente muy sanos, atléticos y atractivos. Te verás y sentirás mejor al mismo tiempo.
Ya sé cual fue uno de mis errores, me inscribí en clases de flamenco, mucha hormona femenina descargada en la zapateada. Me tendría que haber anotado en salsa o en tango…

2- Inscríbete en un curso, de cualquier tipo. Es otra táctica que te brinda dos beneficios por un mismo esfuerzo; aquí, aprenderás algo nuevo y harás nuevos amigos o parejas con similares intereses. Las conversaciones y relaciones serán mucho más fáciles si todos tienen algún punto en común.
No lo hice…

3- Asiste e inscríbete en los museos. Muchos museos tienen actividades y acontecimientos especiales, a los que sólo pueden acudir sus miembros. Inscríbete como miembro y asiste a estos eventos y reuniones, integrados sólo por gente muy culta.
Otro error que cometí, las veces que fui a un museo fue con alguien y como guia turística, pero es que ir sola a un museo es muy aburrido!

4- Organiza reuniones con ex compañeros de la secundaria o universidad. Allí podrás volver a tomar contacto con tus antiguos amigos y, quizás, tomarte revancha con aquélla chica o chico que tanto te gustaba, y que ahora se encuentra sola/o...
Paso…

5- Visita los mercados de pulgas y las ferias de antigüedades. Además de poder encontrar objetos muy valiosos a precios muy reducidos, podrás encontrar personas muy interesantes.
Y miren que a mi me encanta el Paseo de las Artes de Córdoba, pero ya superé mi etapa de hippie, y no sé como será en EE.UU., pero acá las antigüedades son caras, y mi magro sueldo no dá para esos lujos.

6- Cómprate un perro y sácalo a pasear. Date todas las vueltas que sean necesarias, por la calle, las plazas y la costanera, hasta toparte con alguna persona del sexo opuesto que también esté sacando a pasear a su perro. Los perros comenzarán a jugar entre sí, por lo que tendrás una buena excusa como para comenzar a charlar...
Descartado, mientras estaba soltera, vivía en un monoambiente en donde de casualidad entraba yo.

7- Inscríbete en un club literario. Averigua en la biblioteca de tu ciudad en dónde se pueden tomar estos cursos. Leer libros y compartir estas lecturas, es una de las formas más románticas de conocer otras personas.
No lo hice…

8- Toma algún trabajo voluntario. Las organizaciones no gubernamentales siempre están necesitadas de gente que pueda colaborar con ellas. Allí, podrás encontrarse con gente muy bondadosa, además de experimentar la hermosa sensación de ser solidario.
Hace 6 años que trabajo en una ONG, tengo que agregar algo más?..

9- Organiza una fiesta. Pídeles a tus amigos que inviten a su vez a sus otros amigos. Allí podrás conocer nuevas personas, dentro de tu propio ámbito.
Insisto vivía en un monoambiente

10- Arma algún negocio donde tengas que atender al público. Además de poder ganar dinero, entrarás en contacto con mucha gente de tu barrio.
Mmm…por más que hubiera querido hacerlo, no hubiera podido, repito mi sueldo es magro!

11- Inscríbete en alguna asociación profesional. En el caso de que tengas algún diploma, podrás ser parte de alguna institución que congregue a todos los profesionales de tu campo. Allí, en sus cursos de actualización o debates, podrás conocer a otra gente muy culta.
Ya conozco a todos los periodistas del CISPREM. El círculo de prensa de Córdoba es más chico de lo que se imaginan.

12- Practica algún deporte. ¿Te gusta jugar al fútbol o al voleyball? El voley, el tenis y el golf, son los deportes más comúnmente practicados por adultos.
Pasó… soy ojota para los deportes

13- Asiste a eventos deportivos. Los acontecimientos deportivos, pueden hacerte pasar un gran momento de diversión y vincularte con otras personas. Los partidos de fútbol, basketball, voleyball, beisball o cualquier otro deporte que sea de tu interés, tanto a nivel profesional como amateur, pueden ser una muy buena ocasión para encontrar nuevas personas con las que relacionarse.
Pasó de nuevo, no solo no puedo jugar a nada, sino que la voz de los relatores desportivos me dá dolor de cabeza!

14- Inscríbete en un curso de actuación. En medio de una obra romántica, podrás lograr que tu actuación se convierta en realidad...
Lo hice, pero decididamente lo mío no es la Comedia Musical..

15- No dejes de asistir a todo evento social al que te inviten. Aún cuando no sea de tu mayor interés, siempre tendrás la chance de conocer nuevas personas.
Eso hice, pero siempre va la misma gente. Córdoba es un pañuelo.

16- Viaja, viaja, y viaja. Dentro de tus posibilidades intenta viajar lo más que puedas. Sea a Europa o hasta una localidad cercana, siempre tendrás chances de que conocer todo tipo de gente, incluso de diversas culturas, en medio de un ámbito ideal.
No dejo de insistir, mi sueldo no me alcanza para viajar, viajar y viajar…Mmm, estoy empezando a sospechar que esto está pensado para gente pudiente y no secos como yo y mis amistades…

17- Concurre a seminarios y conferencias. Además de aprender más sobre algún tema, tendrás un motivo ideal para comenzar a charlar con otras personas.
Hecho está, y como es de suponer, ahí no comencé nada con nadie

18-Toma clases de yoga, Tai chi, o Reiki. Podrás lograr distenderte, así como entrar en contacto con personas interesantes.
No lo hice, y aunque ya no ando buscando nada, me vendría bastante bien distenderme un poco.

19- Concurre más a la iglesia o al templo. Los templos están cada vez más vacíos: una buena ocasión para conocer más profundamente a las personas que allí asisten, y adquirir un estado más espiritual.
He ido a la Iglesia, pero las misas en Córdoba no son lugares de mucho contacto físico. Y ya estoy un poco mayor para los grupos de jóvenes… Aunque puedo agregar que mi primita se consiguió marido en un grupo de la Iglesia, pero hay que avivarse de chica.

20- Forma parte de un grupo de mujeres u hombres solos. Trata de no prestar atención a los rumores y mitos que se tejen sobre estos encuentros. Si bien debes estar atento a que sean serios, podrás lograr conocer gente interesantísima, con la cual compartir sus próximos años.
No lo hice

21- A través de la Internet. La nueva forma de conocer gente es por medio de la computadora en diferentes sitios serios de gente. Solo recuerda que a través de este nuevo medio tienes que tener el mismo cuidado que en cualquier otro tipo de encuentros, pídele fotos, platica a través de la mensajería y el correo electrónico, luego por teléfono y antes de salir pídele que te envié varias fotos de el. Posteriormente ya pasado un tiempo podrás salir con el y conocerlo en persona. Pero este nuevo medio es mas común cada día y mas común conocer parejas que se conocieron en este medio.
¡EUREKA!

martes, 7 de julio de 2009

Un negocio redondo


Apenas me abrí la cuenta de facebook confieso que no entendía muy bien para que servía. Luego con el tiempo le descubrí un potencial más que interesante para mi, podía saber todos los pormenores y sinsabores de la vida personal-afectiva de gente que no había visto en mi puta vida y que seguramente jamás veré, pero por lo menos saciaba mi curiosidad y consiguiente aburrimiento. Después, superada la etapa del chusmerio, pero sin dejarla de lado, encontré en esta red social una puerta abierta para enterarme de cosas interesantes. Y así fue como leí en el perfil de una colega rosarina, lo que en este escrito les pasaré a contar para que analicemos juntos.
Rachel Greenwald, una especialista en marketing graduada de la prestigiosa Universidad de Harvard, publicó un libro titulado: "Encuentre un marido después de los 35 utilizando lo que yo aprendí en la Escuela de Negocios de Harvard". Y según su autora, las estudiantes aplicadas pueden encontrar marido en un período de 12 a 18 meses.
Hasta acá esto es creer o reventar, pero veamos que es lo que nos plantea esta mujer, que ya está casada y tiene 2 hijos, lo cual siempre es bueno saber, porque ya lo hemos dicho en otras oportunidades, si alguien va a ser tu guru, que por lo menos tenga lo que vos andás buscando, no? Porque el “Has lo que yo digo, pero no lo que yo hago” no resulta en estos menesteres.
Bien, vayamos al grano:

Táctica y estrategia para conseguir marido

- Abrir una cuenta de ahorros: aconseja destinar del 10 al 20 % de los ingresos mensuales para invertirlos en fiestas, regalos, salidas, peluquería y ropa.
Lo de gastar platita en ropa, accesorios y peluquería está bien, de hecho las mujeres lo hacemos igual aunque no andemos buscando marido. Lo de las salidas y las fiestas, bue…puede ser, si una tiene una casa lo suficientemente grande como para hacerla. ¡Pero hacerle regalos a un tipo para que salga con una! ¡NO! Si un señor va a salir con una que lo haga porque le gustamos, no porque les hacemos regalos.

- Expandir el mercado: hay que tener, por lo menos, 200 posibilidades para encontrar el verdadero amor, y no atarse a un tipo de hombre específico. "Que se abroche la camisa hasta el último botón no quiere decir que no sea inteligente o interesante", ofrece como ejemplo.
Ella habrá estudiado en Harvard, pero me parece que subestima nuestra inteligencia, sabemos perfectamente que si andamos buscando el padre de nuestros hijos no podemos caer en preconceptos ni prejuicios. Igualmente me parece que 200 posibilidades es demasiado, además de caer en la promiscuidad, me parece un milagro que una consiga 200 citas con 200 señores diferentes. Además convengamos que no sé si hay tipos tan seguros de si mismos que son capaces de bancarse a otros 199 señores como competencia.

- Desarrollar una marca personal: es necesario elegir y destacar dos cualidades que resalten de la propia personalidad y convertirlas en un slogan representativo. Por ejemplo: "Soy espontánea y decidida".
Me parece bien, ¿pero como hacemos? Apretón de manos mediante, cuando apenas salimos con el señor le espetamos, así como quien no quiere la cosa, un: “Cómo te va, soy divertida e inteligente” O como bien dijo mi colega rosarina hacemos cartelitos y nos lo colgamos del cogote cual medallón de la buena suerte

- Utilizar el telemarketing para promocionarse: consiste en llamar a todas las personas posibles para pedirles que le presenten solteros conocidos y disponibles.
Cuando una ya tiene cierta edad, y tiene buenas amigas o parientes preocupados por nuestra soltería (léase: madre, hermanas, primas y tías) esto se da solo, de ellas solitas nomás sale el concertarte citas a ciegas con posibles candidatos, que consideran como buenos partidos, dignos de una.

- Ampliar el mercado: recomienda salir mucho, leer diarios, revistas y libros en bares y lugares públicos, anotarse en cursos con asistentes mixtos y aceptar todas las invitaciones, eventos y salidas propuestas.
Con esto si coincido plenamente, pero me parece que es lo primero que hacemos cuando nos ponemos en plan de búsqueda. Mmm…hasta ahora no ha dicho nada que yo no haya hecho para buscar y encontrar a mi media naranja.

- Consultar los sitios de búsqueda de pareja y perfeccionar el perfil: aprender de la experiencia ajena.
Si bien es una táctica que se usa, por lo menos en mi círculo intimo, confieso que solo se retrotrae al grupo de amigas o conocidas muy cercanas. Me parece bien que aprendamos de las experiencias de los extraños, pero no debemos olvidar que las personas y sus relaciones sentimentales están signadas por todo un contexto social y cultural que tenemos que tener en cuenta si vamos a tomar su experiencia como ejemplo, porque te imaginarás que no es lo mismo conseguir marido en Arabia que acá.

- Realizar revisiones de desempeño para evaluar resultados: éste es, tal vez, el punto más difícil del programa, porque requiere de energía y esfuerzo. Se trata nada menos que de llamar a ex parejas y pretendientes para averiguar qué fue lo que no funcionó: qué les disgustó. El "plan B" es recurrir a amigos varones que señalen con sinceridad posibles errores que se hayan cometido en "operaciones pasadas". Tal cual como se realiza en los focus group de las empresas.
Mmm…si bien me parece interesante, y aunque nunca he terminado con mis ex amores tan mal como para que alguno de los dos le haya puesto al otro una orden de restricción policial, tampoco las cosas terminaron tan bien como para que lo llame y le pregunte en que le erré, así que mejor paso y prefiero consultar con amigos varones. Sin embargo convengamos que los hombres no se dan cuenta ni de lo que hacen sus parejas, menos se van a fijar en cuales son los errores de sus amigas, pero con intentar no se pierde nada. Eso si, hay que dejar de lado las susceptibilidades y tomarlo como una critica constructiva.

Bueno, esto es todo por ahora, pero el tema no se termina acá, habrá más novedades para este boletín.

----------------------------------

Muchas Gracias Maria Coda por compartir esta información

martes, 30 de junio de 2009

Bonita pero mentirosa


Cómo buena periodista que intento ser, leo cuanta noticia cae en mis manos, fue así como el año pasado me dí con un artículo que decía que el culpable de la infidelidad masculina podía llegar a ser un gen llamado “alelo 334”. Y como las mujeres no podemos quedarnos atrás, ahora parece que el culpable de la infidelidad femenina es una hormona. Bien sabemos que las mujeres somos básicamente hormonales, pero esto ya me resulta un exceso, paso a contarles:
El estradiol es una hormona sexual femenina que es responsable del desarrollo sexual normal en las mujeres y de la regulación de su ciclo menstrual a lo largo de su vida fértil. Un estudio de la Universidad de Texas sugiere que las mujeres con altos niveles de estradiol tienden a tener un comportamiento más provocativo e incluso se pueden volver más propensas a ser infieles. Según esta gente: “A mayor nivel hormonal, mayor es la fertilidad y el interés sexual".
También detectaron una fuerte relación entre la belleza física y la fertilidad, comprobando que los altos niveles de estradiol estaban presentes, sobre todo en aquellas féminas consideradas como las más bellas (Según el criterio de quien? Bien sabemos que la belleza es SUBJETIVA) y con mayor autoestima. Estos tipos piensan que estas señoritas son las que suelen salir con más hombres y están dispuestas a incurrir en una infidelidad, ya que "al ser físicamente atractivas reciben más atención de los varones, pueden tener más opciones de relacionarse, y en consecuencia, tienen menos razones para sentirse comprometidas con un hombre”
En el estudio, participaron 52 mujeres de entre 17 y 30 años de edad, que no tomaban la píldora anticonceptiva, la cual influiría en sus niveles hormonales. Según estos señores, de los 30 a 35 años las mujeres estamos en plena efervescencia hormonal y solemos estar libres de enfermedades, saludables, jóvenes, pero a los 35 años se produce un bajón hormonal, y entre los 38 y los 42 se produce la gran caída hormonal, que es un factor de envejecimiento importante.
De todo esto se desprende que:
- Las feas tienen problemas de fertilidad.
- Jamás engañarían a sus parejas.
- Si sos linda, seguro sos infiel.
- Si estas buena, y no querés que tu pareja te crea una mujer infiel, toma anticonceptivos.
- Si tenés más de 35 seguro sos una vieja chota pero fiel.
¡Anda!


--------------------------

Fuente

miércoles, 24 de junio de 2009

Piel de bebe


El otro día mientras me rasqueteaba el traste con la esponja vegetal cuando me bañaba, reflexionaba sobre que una se pasa incontables horas de su preciado tiempo depilándose, exfoliándose, encremándose, etc., etc., etc. todo para que nuestro hombre nos acaricie y piense que tenemos la piel más irresistible de todas, y ellos no son capaces de decirte ni mu.
Y como con mi amado tenemos una comunicación muy fluida, cuando nos acostamos a dormir, mientras él me acariciaba la espalda, se lo comenté, y ¿saben que me contestó?: “Es que yo te conocí con la piel así de suavecita, yo no sé como es tu piel si no te hacés todo lo que te hacés. ¡Ah! Y hablando de eso… Hay que comprar una alfombra antideslizante para la bañadera”
Es al pedo, los hombres son muchos más simples que nosotras.

domingo, 14 de junio de 2009

¿Porqué a mi no?


Tanta cara de chica buena debo tener que a mí nunca me invitaron a una orgía, ni me ofrecieron droga en un boliche. La policía jamás me pidió documentos por la calle, y en casi todos los negocios me dejan entrar con la cartera y alguna que otra bolsa en la que traslado chucherias varias de importancia vital para mi.
Y acá no se trata de que me gustaría asistir a una “Fiesta Negra” (¿Vieron que ahora se les dice “Fiesta Blanca” porque la gente tiene que ir vestida de blanco?) Ni de vieja se me va a dar por el consumo de estupefacientes. Así como tampoco me gustaría ser una victima más de la portación de rostro.
¡Pero me siento discriminada!
Porque sépanlo mis queridos, así como es un error gravital caer en la criminalización de la pobreza, también es un error creer que las chicas con cara de angelito caído del cielo y vestidas como dios manda, son todas castas, puras, y seguro que van a llegar virgen al matrimonio.
A mi no me revisan ni me controlan jamás, pero… ¿Quien sabe si un buen día se me dispara la cleptómana que tengo encerraba y amordazada adentro de mi Super Yo, y arrazo con todos los farmacity´s de la ciudad?
Eso es pecar de ingenuos.
Aparte no me canso de repetir que para mi las practicas orgiásticas son impensadas porque soy muy egocéntrica, y no me gusta compartir, pero no las considero ni pecado ni desviaciones psicológicas, sino que cada uno hace de su culo un colectivo y lo frena en la mejor parada, y nadie tiene la suficiente autoridad moral para condenar las acciones de los otros.
Así que mis queridos dejemos las generalizaciones y los prejuicios a un lado, y no se olviden que no todo lo que brilla es oro.

jueves, 4 de junio de 2009

Ni un solo pelo de tonta


Hace algunos años pasaban un publicidad de un shampoo donde salía Valeria Mazza diciendo: “El pelo es el marco de la cara, si tenés una cara bárbara y el pelo es un desastre, mmm… (Gesto de estás perdida)” Y lo que dijo esta modelo devenida en madre prolífica y empresaria, es una de las grandes verdades del universo.
Y aunque esto no solo implica al mundo femenino, la relación que nosotras mantenemos con el pelo es aquello que denota con mayor claridad la complejidad de nuestra psiquis.
Sino fijensé en que cada vez que hemos atravesado una tremenda crisis y queremos cambiar, lo primero que hacemos en cambiar de peinado.
Como así también no hay cosa que denote más lo intrincado de nuestra alma que la insatisfacción con el pelo. Las rubias quieren ser morochas, las morochas sueñan con ser blondas. Las ruladas desearían ser lacias, y estas últimas sueñan con peinar enormes rizos en sus cabelleras. Además cuando lo tenemos corto, quisiéramos tener el cabello de la princesa Rapunzel. Y cuando tenemos el pelo largo, quisiéramos lucir ese corte que solo le queda bien a alguien con la cara de Araceli Gonzáles.
Y no podemos olvidar que la relación que una mantiene con su peluquero/a es la de la fidelidad misma, en su estado más puro. ¿Porque se creen ustedes que nosotras contamos nuestros secretos más oscuros en las peluquerías? ¿Porque somos lengua floja?
No mis queridos.
Si no pensáramos que el peluquero/a es el ser más confiable de este mundo no dejaríamos en sus manos lo más preciado que tenemos a alguien que posee tijeras y productos químicos. Además ustedes no saben lo que es encontrar un peluquero al que le digas: “Rebajame porque el corte ya perdió forma, pero no me toqués el largo” ¿Se dan cuenta que le estamos pidiendo que nos corte sin cortárnoslo? Y cuando encontramos a alguien capaz de hacer eso, no lo abandonamos jamás de los jamases, porque aquel ser sencilla y redondamente nos comprende.
Díganme, ¿Cómo una puede resistirse a hacerlos depositarios de nuestras mayores desgracias, las miserias más oscuras, y los más preciados sueños?

domingo, 24 de mayo de 2009

El pez por la boca muere


Siguiendo con el asunto de los novios que se convierten en amantes, y sabiendo que hay mucha tela para cortar en relación a este tema, me he visto en la necesidad de profundizar sobre el mismo.
Cómo les comentaba en el post anterior, nosotras aceptamos o provocamos el asunto del amantismo con nuestros ex novios, porque estamos convencidas que es una de las mejores estrategias para no cortar vínculo y que en cualquier momento el amante en cuestión (ósea el ex padre de nuestros hijos) vuelva a convertirse en lo que era en un comienzo (es decir el novio de una)
Pero ya sabemos que no hemos enredado a nadie y que estos señores se aprovechan de nuestra desesperación por no perderlos, entonces pasamos a ser sus amantes.
Hasta aquí estamos todos de acuerdo, pero el problema se plantea en que jamás dos personas que han tenido una relación amorosa comprometida, pueden sostener una relación de total libertad y desinterés como la que mantienen los amantes.
Se trata de una cuestión de juego de roles. Con esta persona desde que comenzamos a vincularnos, cumplimos un determinado rol, que es el de “novia”, entonces aunque queramos hacernos las liberales jamás podremos verlos como un “amigo intimo” o un “compañero de cama”.
Además tarde o temprano, alguno de los dos muerde el palito y ahí mismo ambos entran en una tremenda crisis de personalidad. Porque empiezan a hacer las cosas que hacían cuando estaban de novios, pero sin serlos. Ósea que nos tenemos que morder la lengua antes de hacerles algún planteo, porque las reglas del juego que nosotras aceptamos para no perderlos, están planteadas de tal manera en que no podemos tomarnos ciertas atribuciones y ni siquiera tenemos derecho al pataleo, pero nos encanta que él se siga comportando como lo hacía cuando era nuestro novio, lo cual nos deja estancadas en una relación que no va para ningún lado, y sin poder ver a quienes están a nuestro alrededor y que quizás si quieran darnos lo que en casa no encontramos.
Entonces la relación se torna esquizofrénica.
Pero chicas la culpa no la tiene el chancho, si no el que le da de comer. Y a este chancho lo engordamos nosotras solitas nuestra alma. Así que mejor lo internemos en el Dieta Club de Cormillot, y nos rajamos silbando bajito como para no avivar al zonzaje y porque soldado que huye sirve para otra batalla.

lunes, 18 de mayo de 2009

En la palma de las manos


Hoy justo estuve hablando con una amiga, a la que le pregunté por el estado anímico de una conocida en común, ya que esta última estaba muy deprimida porque su novio la había abandonado alegando que él, como buen músico que es, no podía atarse a ninguna relación, porque aunque él la amaba, era un alma libre y solitaria, y seguir atado a ella le perjudicaba la carrera artística. Y no es que esté hablando de Bono de U2, este muchacho tocará la pandereta en algún incipiente grupo musical del circuito under de la docta.
Pero bue… consideraciones más, consideraciones menos, este joven músico abandono a su novia, argumentando que la amaba, pero necesitaba su libertad para crecer. Y eso que no estamos hablando de una señorita celosa ni que le desagrade la noche o el estilo musical al que se dedica su amado con tanta pasión.
Cuando mi amiga me dijo que seguía igual de deprimida, porque no se había arreglado con el susodicho en cuestión, y que encima de vez en cuando “se veían”, no pude dejar de reflexionar sobre que piensan las mujeres que se terminan convirtiendo en amantes de sus novios. Porque es eso lo que hacen.
Por experiencia propia y conversando con un par de ellas, llegué a la conclusión de que lo hacemos porque nos creemos que así lo vamos a retener hasta que él se de cuenta de lo maravillosas que somos, de que no nos pueden perder y al final nos van a terminar proponiendo matrimonio. Y de paso cañazo, sabemos si él está con alguna otra, procediendo a la correspondiente eliminación de la competencia en el caso de que sea necesario.
Para las mujeres que cometen semejante disparato, este tiempo de amantismo es solo un impass en la relación, es una crisis de la que ya van a salir, y que con los años le podran contar (en tono de consejo) a sus nietas de cuando el abuelo quería vivir la vida loca en libertad y de cómo ellas (que son unas vivas bárbaras) les hicieron creer que le deban esa libertad que tanto ansiaba, pero luego él volvió rendido a sus pies, suplicando clemencia.
¡Vaya disparate!
Chicas no nos mintamos más, los hombres no son tan boludos, se dan cuenta que cuando una está hasta las manos y desesperada, entonces es capaz de humillarse de esa manera para conseguir que aunque sea nos dedique algunas horas, y se aprovechan de eso.
No son ellos los engañados, ¡somos nosotras las que nos creemos nuestras propias mentiras!
Porque ellos consiguen lo que quieren, que es seguir acostándose con nosotras pero sin ningún tipo de compromiso y por eso mismo es que no van a rever su actitud, porque ellos la están pasando bomba.
Pero mis queridas chicas, tengan en cuenta que por más que ya hayamos sido novias, y seamos divinas, ningún ser humano puede enamorarse de alguien falto de amor propio. Si una misma no se hace valer y respetar, nadie lo hará por nosotras.
Así que nunca se olviden que ellos se lo pierden y a otra cosa mariposa, porque nunca falta un roto para un descosido y lo mejor está por venir

martes, 28 de abril de 2009

¿Pasillo o ventanilla?


Si uno afila el ojo y agudiza el ingenio se puede descubrir el comportamiento social de un sujeto, tomando como base donde se sienta cuando se sube a un colectivo vacío (Porque bien sabemos que cuando uno se sube a un bondi que está hasta las tuercas de gente, se desparrama sobre el primer asiento que se desocupa)
Cuando me refiero a comportamiento social hago referencia más precisamente a como se predispone el ser humano a entablar nuevas relaciones, tanto perecederas como definitivas.
Luego de un largo estudio en el que no tengo intención de detenerme, porque ya conocemos lo engorrosas y confusas que pueden resultar las explicaciones acerca del marco teórico y metodológico utilizado para los estudios (No sean mal pensados y especulen que estas son meras elucubraciones mías que estoy muy al pedo) las conclusiones a las que he arribado son las siguientes.

- “Ermitaños” : se trata de personas que se sientan en el último asiento de la fila individual, dejando bien en claro que no solo no quieren establecer vínculo alguno con ningún ser que está presente, sino que además se quiere bajar lo más pronto posible de ese medio de transporte.

- “Abiertos” : son las que se sientan en la fila de asientos dobles del lado de la ventanilla, porque no les molesta compartir el espacio físico cualquiera sea la condición del próximo compañero de viaje.

- “Egoístas” : son las que se sientan en la fila de asientos dobles, pero del lado del pasillo, porque pudiendo sentarse del lado de la ventana y dejar ese asiento vacío para el que llegue luego, es como si dejaran bien en claro que pretenden viajar tranquilamente solos.

- “Tímidos” : son esas personas que se quedan paradas porque no piden permiso cuando los únicos asientos libres son los del lado de la ventanilla de las filas dobles

Demás está decir que las motivaciones que se esconden detrás de esta serie de comportamientos es absolutamente emocional y subjetiva (capaz que tuvo un día de mierda y por eso no quiere que ni lo miren ni lo toquen y mientras antes llegue a la casa mejor), pudiendo alterar su comportamiento cuando las cosas que lo tienen a mal traer se vayan encaminando. Porque aunque estos resultados antropológicos estén presentados como una verdad absoluta están sujetos a revisión y porque además en lo que hace a la psiquis humana, nada es definitivo.
Y para finalizar cabe aclarar que hay muchísimas variables de comportamientos humanos que podemos analizar en base a como viaja una persona en el transporte público de pasajeros (Como es el caso de aquellos que no se sientan, instalándose al lado del timbre, transformándose en un obstáculo cuando uno se quiere bajar porque no se corre ni larga el caño en el que se haya instalado el timbre) pero este tratado solo está dedicado a los mencionados más arriba, seguramente cuando se hayan llevado a cabo las investigaciones pertinentes estaré en condiciones de caracterizar a toda la fauna urbana que hace uso de este servicio público.

jueves, 16 de abril de 2009

A cuatro manos


Si había algo de lo que yo me jactaba antes era de que a mi los mosquitos no me picaban. Pero ahora, con este asunto de la invasión del dengue en nuestro país, estoy tan paranoica que me pica todo el cuerpo, todo el tiempo así me encuentre rodeada de la mayor aridez, como me paso para semana santa que me fui a pasear mi osamenta enamorada por el Valle de la Luna.
Cómo será que de día me la paso encerrada, porque parece que no son bichos noctámbulos, con el mosquitero enchufado, el espiral entre los pies y el ventilador en la cara (mitad por el calorón que hace todavía y mitad para ahuyentar los mosquitos), evitando salir a la calle lo menos posible. Pero si los compromisos laborales, los quehaceres domésticos o los trámites burocráticos en los que me veo envuelta por estos días me obligan, no asomo mi nariz sin la correspondiente untada en repelente, el cual hay que ponerse cada tres horas, por si no lo sabían.
Tan desabastecidos estamos de repelente alguno que una vez y siguiendo el sabio consejo de mi santa madre, salí a hacer las compras untada en minerva, porque escuchó en la radio más popular de nuestra city que el limón también sirve para ahuyentar los insectos transmisores. Ni hablar que cada noche me llama y me pregunta si me han picado muchos mosquitos durante el día, y me mantiene al tanto de que en tal o cual lugar hay ofertas en espirales o pastillas para el mosquitero, o que hay repelentes pero que venden de a uno por cliente.
Así no hay off ni raid que aguante. Ni farmacias, perfumerías, super, ni hiper que pueda abastecer a toda la población a un precio accesible. Como ya bien sabemos crece la demanda y aumentan de golpe y porrazo los precios.
Encima a mi lo único que me saca el dolor de cabeza es la aspirina, sin embargo ahora cuando me duele me la banco estoicamente con un triste paracetamol, porque la aspirina licua la sangre, y uno nunca sabe si esta atravesando el periodo ventana hasta que se manifieste la enfermedad.
Y aunque me traten de exagerada yo siempre digo que mujer precavida vale por dos, o lo que es igual; mejor prevenir que curar.

lunes, 16 de marzo de 2009

¿Donde estás amor de mi vida, que no te puedo encontrar?


Existen ciertos lugares que se han constituido como los sitios adecuados para encontrar novios y porque no, hasta futuros maridos. Obviamente que yo los he descubierto hace muy poco, sino habría sido una de las primeras en abonarme a esos lugares, hasta llegar a convertirme en socia fundadora vitalicia. Pero mi vida me ha llevado por caminos más tortuosos, que sin duda alguna me han dejado una vasta experiencia en estos asuntos, de la cual no reniego para nada.
Gracias a dios mi vida parece encaminada, y por el momento (y ojala sea por muchísimos años más) no ando buscando afuera, algo que no tenga en casa. Pero me parece un desperdicio y hasta un acto injustificado de extremo egoísmo, negarle al mundo la sabiduría que he sabido conseguir a fuerza de sangre, sudor y lágrimas.
Contrariamente a lo que se supone, la Escuela y/o Facultad, y el lugar de trabajo no son buenos lugares para buscar a la media naranja, ya que como bien sabemos donde se come no se caga, porque son lugares signados por el compañerismo que es lo que deriva en la copula, pero también por la competencia que desencadena la lucha por la conquista de los espacios de poder en estos sitios. Además cuando uno ya ha cumplido su ciclo en esos lugares, y decide emprender otro camino, corta de cuajo con todo aquello que lo une a ese pasado y se dedica a empezar un camino totalmente nuevo.
Tampoco los locales bailables son los más adecuados para la búsqueda del/la futuro/a madre/padre de nuestros hijos, de ahí no puede salir algo como la gente, se los digo yo que anduve de boliche en boliche escudriñando descaradamente a cuanto masculino se me cruzada, con el solo fin de convertirlo en el novio que toda madre desea para su hija, y claro está que dicha empresa fue un rotundo fracaso.
Sin embargo he podido comprobar, más por observación participante que por experiencia propia, que uno de los mejores lugares para encontrar un compañero de ruta, son los casamientos. Uno llega a la fiesta ya movilizado por todo el rito social de compromiso de los recientes cónyuges, entonces es como que se está más predispuesto a iniciar algo con un poco más de seriedad. Además bien sabemos que si las cosas no salen como queremos y se hacen los chanchos rengos luego de la concreción amatoria y/o sexual y optan por un “si te he visto, no me acuerdo”, bien podemos encontrarlos en otro evento familiar que festeje la pareja contrayente y escupirle en la cara lo descortés de su actitud.
Así que queridos míos, si los invitan a una boda, vayan solos. No salgan desesperadamente a buscar una pareja que los acompañe. Y asimismo, en el caso de que no encontremos nada que valga la pena, por lo menos podemos divertirnos descaradamente con perfectos extraños. En cambio si invitamos a alguien hay dos opciones: o vamos con un amigo con el que sabemos que volveremos a dormir solos, o vamos con algún conocido “intimo” lo cual implicara un mayor compromiso para la relación libre que nos planteamos con este sujeto, compromiso que quizás no queramos contraer.
Una última cosita, en los tres circunstancias, hay excepciones que confirman la regla, recuerden que en el universo nada es absoluto y todo puede suceder. Por eso nunca olviden que más allá de todo, y más que nada en el amor, el que no arriesga no gana.

sábado, 7 de marzo de 2009

Exclusivo para soñadores


Hace solo un par de días vi Vicky Cristina Barcelona. Excelente peli de Woody Allen. Javier Barden es un bombonazo, pero no un actorazo. Penélope Cruz sencillamente genial. Y Scarlett Johansson es una verdadera belleza de mujer. La otra chica ni fu ni fa.
Pero en realidad esta peli me hizo pensar en dos cosas fundamentales acerca del amor.
La primera, ¿Existen personas tan abiertas que puedan conformar tríos? Mejor dicho: ¿Existen mujeres como la Cristina de esta peli? Porque parejas enfermizas como las de Barden y Cruz hay a rolete. Que quieren que les diga, a mí se me hace inadmisible conformar una pareja de tres, y eso que si fuera lesbiana a Penélope le doy, pero no tengo la mente tan abierta como para bancarme que mi novio se esté acostando con otra mientras yo me tomo un tecito y doy un paseo por el campo. Yo estaría escuchando con un vaso a través de la puerta para escuchar si están hablando de mi, si me curean, si se ríen a mi espaldas o si están tramando asesinarme y sacarme los pocos bienes que tengo, como el lavarropas automático, la planchita del pelo, la depiladora y la compu. Soy demasiado egocéntrica y paranoica como para sostener una relación así.
Y segundo, pero no menos importante, capaz que concuerdo con eso de que el amor imposible es más romántico que el que se concreta pacifica y felizmente. Creo que es más inspirador un amor enfermizo, oscuro y destructivo, en el sentido de que los mejores poemas, canciones y novelas de amor, son inspirados en estos. Pero todos los seres humanos, llegamos a un punto en el que decimos ¡basta de sufrir caramba! Y miren que yo soy una mina retorcida y me encanta regodearme en mi propio dolor, de hecho para mi la mejor película de amor que vi en mi vida es Dracula de Copolla, pero llega un punto en que uno no solo necesita, sino que quiere paz. No se puede vivir eternamente en la Baja Edad Media.
Todos queremos amar y ser amados de manera exclusiva, tierna y apasionadamente, porque en ningún lado está escrito que las grandes pasiones son las retorcidas y destructivas, está bien que son las mejores para contar porque siempre esconden secretos y ponen en el tapete los sentimientos más bajos de los seres humanos.
Pero se las debo vivir eternamente como Barden, Cruz y Johansson, y si alguna de las dos o las dos al mismo tiempo se quedan embarazadas, ¿saben que quilombazo seria esa casa? Y el probecito de este muchacho... ¿Saben lo que es bancarse dos mujeres indispuestas o a dieta? O lo que es peor, ¿dos suegras? A los tipos les encanta fantasear con la idea del harem, pero ¿alguna vez se pusieron a pensar lo que sería aguantar los reclamos de dos o más mujeres al mismo tiempo? Porque queridos míos, eso solo es posible para los sultanes, que están forrados en guita y las mujeres les pertenecen como si fueran accesorios ya que no tienen ningún derecho. En el mundo occidental globalizado y competitivo, sino es imposible, al menos es inadmisible.

sábado, 28 de febrero de 2009

Contate uno de cowboy´s


Yo sé que con lo que voy a decir, quizas me gane la antipatia de muchas compañeras de género, pero hace meses que lo tengo atravesado en la traquea, y como he estado con muchisimo trabajo, no tenido ni tiempo ni ganas de enredarme en interminables discusiones estériles acerca de este asunto.
Pero ya está, ha llegado el momento de decirlo, aunque esto signifique herir los sentimientos de personas muy allegadas, es más, hasta de amigas intimas.
En la vida real, los Mr. Big no se quedan nunca con las Carrie.
Es así señoras y señores. Sin amor propio ni respeto mutuo no hay amor verdadero.
Estos hombres, fuera de la ficción, jamás se separan de sus legitimas esposas, y menos para volver a casarse con una mina a la que se hartaron de ningunear y humillar de todas las maneras posibles.
Ellos saltan de amante en amante y siguen viviendo su hipócrita vida familiar.
Asimismo todas, alguna vez, hemos tenido un Mr Big en nuestras vidas, que nos ha costado litros y más litros de lágrimas y mate con amigas, y hasta incontables sesiones de terapia, para poder sacarnoslo de encima, porque sabemos a ciencia cierta que nunca seremos felices con un tipo de esta calaña.
Por eso mismo es que tampoco las Carrie se casan con los Mr Big. Estamos hablando de mujeres fuertes, independientes, seguras de si mismas. Nunca le sostendrían tanto la vela a un tipo.
Como dice Maria Marta Serra Lima: "Una es poco, dos es mucho, tres ni que hablar"
Está bien, reconozco que era el final de la serie, de un show televisivo pensado para mujeres, que por más que seamos modernas, en el fondo siempre querremos ser Caroline Ingalls, quizas por eso lo veo (por asi decirlo) válido.
Pero si hay algo que consiguió esta pelicula, fue echar por tierra lo que cultivó en todos estos años de capitulos geniales la serie televisiva. Según mi punto de vista dejó de reflejar "fielmente" la realidad de las mujeres solteras, en busca del amor.
No nos engañemos, al final fue una comedia romántica del montón.

martes, 24 de febrero de 2009

Con sonido stereo


Resulta ser que con motivo del Día de los Enamorados, me hice poseedora de un aparato que jamás se me hubiera ocurrido adquirir por mi propia voluntad, un mp4. Imagínense que ya tenía un mp3 que lo usaba como pen-drive así como jamás se me ocurrió sintonizar las radios de mi celular. Y no es por que tenga alguna creencia arraigada que me impida hacer uso de estos aparatos, simplemente porque nunca me dieron ganas.
Pero a este aparatejo le tengo un especial cariño, demás está decir que es por el remitente del mismo. Sin embargo, debo confesar que no solo me acostumbré a usarlo, sino que me gusta. Así que ahora transito por la vida musicalizando mi andar con sonido stereo.
Esto no sería ninguna novedad si no fuera que soy mujer de vista reducida y bastante despistada, por lo cual el sentido de supervivencia me llevó a desarrollar la audición si es que no quería estropear mi vida social ni colisionar con cuanto obstáculo humano o no, se atravesara en mi camino, pero hace unos días me dí cuenta que caminar ensimismada en mis pensamientos musicalizados, está transformando mi normal funcionamiento y desenvolvimiento social habitual.
Primero que nada, bien sabemos que las canciones siempre nos traen algún recuerdo de alguna persona o situación particular, que en muchos casos no quisiéramos recordar y que nos llevan a hacer una serie de deducciones que más de una vez nos indignan con nosotros mismos, por lo tanto, si eso me ocurre llego a destino con una tremenda cara de culo.
Segundo y no menos importante, no me frenó en las esquinas antes de cruzar las calles, por lo tanto si me atropellan me van a tener que pagar por nueva, buena y bonita, antes el sonido de los autos al acercarse y cuando no, algún que otro bocinazo me hacían frenar. Además mantengo un ritmo constante y zigzagueante cuando camino, por lo tanto me transformo en un obstáculo para el que viene detrás mío apuradísimo, antes los escuchaba venir y me hacía a un costado o apuraba el paso, evitando la correspondiente puteada.
Encima pasó por maleducada con cuanto conocido me cruza en la calle, antes no los veía pero reconocía mi nombre en una voz familiar, ahora no los veo ni los oigo, así que ya no saludo a nadie por la calle. Llegó tarde a todas mis citas aunque ya esté en el lugar de encuentro, porque si estoy escuchando alguna canción que me gusta, me quedó afuera hasta que termine. Encima me voy a tener que comprar un estuche para colgarme el celular y sentirlo vibrar, porque pueden pasar horas sin que lo atienda. Lo peor de todo es que si no es un llamado de vida o muerte, o que estoy esperando siempre me olvido de devolver la llamada. Y como si esto fuera poco, y como ya bien sabemos lo piropeadores que son los constructores cordobeses, ahora me pierdo esos halagos que, como buen mimo para el ego humano, me hacían sonreír.
Pero lo peor de todo es que canto. Si señores: CANTO POR LA CALLE… y las estrofas de las canciones que no me sé, las tarareo. Y miren que yo canto muy mal, no sé porqué pero jamás pude engancharles el ritmo ni las melodías a las canciones, aunque vengo de familia de músicos y tengo muchísima memoria para aprenderme las letras.
Sin embargo, como disfruto muchísimo de las caminatas musicalizadas, he agregado una cosa más a mi lista de cosas que tengo que hacer antes de pasar a la posteridad. Contratar a Cris Morena para que me haga grabar un disco, si hizo cantar a los papuchos de Luciano Castro y Facundo Arana, algo va a poder hacer con esta voz poco privilegiada.

domingo, 15 de febrero de 2009

Hijas del rigor


Hace unos dos días se celebró el "Día de los enamorados", y como yo no me olvido de mi pasado, osea los incontables Días de San Valentín, que pasé criticando y burlandome de los melosos enamorados (más por envidia que por convicción), y como es tan lindo que la gente se quiera.
Hoy vengo a revelarle a los hombres lo más secreto y básico para tener en cuenta a la hora de conquistar a una mujer.

- Nos gusta el que no nos da bola.

- Nos enamoramos del que nos hace sufrir.

Pero no deben olvidar que una señorita nunca se queda con el malo de la pelicula.
Nos encanta el principe azul, el heroe que llega en su corcel blanco a salvarnos del yugo despiadado del villano que nos tiene oprimidas.
Y aunque para aquellos señores cómodos y egositas, y hasta me arriesgaria a un cobardes, les parezca una empresa demasiado ambiciosa, no se trata de una tarea titánica descubrir cuando ser el verdugo y cuando el mesias.
Veamos un ejemplo:
Una conoce a un señor guapo, inteligente y divertido. Es evidente que existe una mutua atracción, y él se desvive en pequeñísimos y solapados detalles que demuestran que los traemos de las narices hasta donde nosotras queremos. Pero él nunca hace ningún atisbo por concretar el amor. Cuando una ya se ha cansado de esperarlo y de darle claras señales de que esta bien predispuesta para la concresión del hecho, y él como si pasara un tren, se dedica a otra cosa, más precisamente a otro señor (recuerden que las mujeres no tenemos ningún empacho en andar besando sapos para ver si se convierten en el principe que esperamos).
Pero él (frio aunque nunca distante, dando esporádicas y tenues señales de interes hacia una) ni lerdo ni perezoso cuando ve algún ave de rapiña rondandole su preza, cual cazador furtivo hace su aparecida triunfal, te salva y así como quién no quiere la cosa, te apabulla con la tan ansiada concresión del romance.
Consejo: ojo con el tiempo, un par de meses está bien, como maximo 4. Miren que si no nos buscamos otro Robin Hood del cual enamorarnos.
Y si los asalta el desgano, nunca se olviden que la recompensa que los espera, vale la osadía y el esfuerzo que hagan para conquistarnos.

jueves, 5 de febrero de 2009

Terrorismo sentimental


No es un secreto que las mujeres somos unas manipuladoras bárbaras. Aunque más bien podríamos decir que se trata de un secreto a voces, porque los hombres sufren del complejo del “Gran Titiritero” y les encanta pensar que ellos son los causantes de todas las emociones y sus consiguientes acciones y reacciones femeninas. Y a nosotras nos encanta hacerles creer eso porque una consigue cosas insospechadas apelando a la culpa.
Una de las principales armas de manipulación femenina es el llanto, el cual aprendemos a cultivar desde pequeñas. Las primeras victimas son los padres, ya que la madre (al ser mujer también) no se deja influenciar por las lágrimas. ¿Acaso ustedes han visto a una niña de unos 9 o 10 años llorándole desconsoladamente a la madre cuando comete algún desmán? Jamás, porque tu madre te encaja un cachetazo correctivo y no hay tu tía. En cambio ¿Qué hace el papá? Te dice: “Bueno negra, pero es que no podés ser tan bolud… A mi me duele más que a vos retarte y bla, bla, bla…” Y listo, ya cayeron en nuestra telaraña de victimas de nosotras mismas.
Cuando ya nos adentramos en las mieles del amor y el romance, a diestra y siniestra comenzamos a ejercer concienzudamente el famoso y nunca bien ponderado “Terrorismo sentimental”
Una con el llanto vuelve de cualquier cosa, por ejemplo una anda paranoica y susceptible y todo lo que nos diga nuestro amado es como una daga que se nos incrusta en la boca del estomago, y suficiente motivo para escupirle una sarta de sandeces que vaya a saber una que alimañas las sembraron en nuestra inestable cabecita de novia. Y él se las banca estoicamente cual duque de windsor, hasta que un buen día es el acabose, y te canta todas las verdades juntas. Entonces una que además de estar totalmente herida, está enajenada de la rabia porque él tiene razón y cualquier cosa que digamos será usado en nuestra contra, pero no es tonta y sabe que en determinadas ocasiones no hay excusas que valgan ni disculpas que no terminen mancillando nuestro honor, ahí nomás apela al llanto.
Y cual victima de una catástrofe divina musita entre sollozos: “No se lo que me pasa, siempre arruino todo”
No pide jamás perdón, sencillamente llora. Es como si las lagrimas sumadas a cualquier frase que nos pinten como si nos hubiera poseído algún demonio o alíen (Porque jamás la culpa es de una), fuera suficiente para que el otro nos perdone. Porqué ¡pobrecitas de nosotras, somos victimas de los desequilibrios hormonales y ellos no nos entienden! Y como a ellos les encanta creer que son el ombligo del mundo, debido al complejo que mencioné más arriba, nos dicen: “Bueno bichi, no te pongas así. Ya está. No quise gritarte. Perdonáme” Listo el pollo y pelada la gallina, son ellos los que terminan pidiendo perdón.
Y podemos ser maestras en el arte del “Terrorismo sentimental” porque nadie niega que somos mucho más viscerales a la hora de expresarnos, no tenemos empacho a la hora de demostrar nuestros sentimientos y agarrate catalina si estamos menstruando, más vale que nadie ose mirarnos con un dejo de frialdad, porque se viene el tsunami de lágrimas y María Magdalena termina siendo una bebe de pecho al lado nuestro.

martes, 27 de enero de 2009

El necrofílico


Hace un rato conversaba con una amiga sobre arriesgarse en lo que a la búsqueda del amor se refiere. Yo le aconsejaba que cuando conociera un señor interesante, le diera un resto y esperara a ver que pasaba, que no le cierre la puerta de cuajo, porque el que no arriesga no gana, le dije cual si le estuviera revelando la receta del elixir de la vida eterna.
Ante lo cual ella, para refutar mi sabio consejo, me relato la historia de una pobre señorita, que era amiga, de una amiga, de una socia de ella.
Esta misma historia yo ya la había escuchado de boca de una amiga, que la escuchó de boca de una amiga de la prima de la ingenua mujercita que protagonizó esta desdichada historia.
Obviamente, cuando de leyendas urbanas se trata, ambas historias tienen sus variantes. Pero paso a contárselas:
Una noche (según mi amiga 1 en Buenos Aires, según mi amiga 2 en Córdoba) una señorita asistió a un boliche bailable y conoció un joven muy simpático, con el cual primero conversó y luego intimó (según mi amiga 1 copularon, según mi amiga 2 solo se besaron apasionadamente). Al día siguiente nuestra protagonista de la historia empezó a sentir una fuerte comezón (según mi amiga 1 en todo el cuerpo, según mi amiga 2 en la boca) así que concurrió a la guardia de un Hospital. Luego de la correspondiente revisación médica, el doctor que la atendió llamó a un policía, y le pidió a la señorita, los datos del señor con el que había estado la noche anterior, porque le había contagiado un hongo que lo tienen aquellos que practican relaciones sexuales con cadáveres. Y el desenlace de esta historia llega de la mano del correspondiente allanamiento a la morada del joven, encontrando en la misma, dos cadáveres. ¿Nadie sentía el olor de los fiambres?
La primera vez que la escuché la tomé a modo de broma, pero me alegraba de mi buena estrella y de ser una mujer precavida que nunca copuló de buenas a primeras con un desconocido para no poner en riesgo mi apreciado cogotito. Una nunca sabe con que clase de loco se puede cruzar y yo valoro mucho mi vida como para terminar en una bolsa de consorcio en un baldío, o raptada por la mafia de la trata de blancas. A pesar de eso, esta historia era de no creer para mí.
Pero hoy a la tarde la volví a escuchar y luego de pensar que Córdoba es un pañuelo y que a pesar de los no sé cuantos millones de cordobeses que hay, todos somos primos.
Luego descarté la idea del incesto cordobés globalizado, y llegué a la conclusión de que esta es una leyenda urbana que echo a correr algún ser en desacuerdo con la fornicación circunstancial con rotundos desconocidos, porque las mujeres partidarias de estas practicas, pero con un dejo mínimo de conciencia y con deseos de continuar con su vida, lo van a pensar dos veces antes de encamarse con un perfecto extraño. Así que muchachos por las dudas, cuando salgan de juerga, dentro de su speach de levante, deslicen así como quien no quiere la cosa, que a ustedes la necrofilia no les va.

jueves, 15 de enero de 2009

Mejor prevenir, que curar


Tanto que las mujeres de mi familia sanguínea directa, me hincharon con que más vale que consiga un novio rápido, porque ya estaba perfilando para solterona, cuando hice la presentación oficial de mi amorcito amor, al clan familiar al que pertenezco, en vez de declamar un speach cual “Tony y Briggite de Sprayette”, lo primero que le dijeron a mi gavilán fue: “Yo nunca le firme la libreta a la Laura, siempre me falsificó la firma” ¡Y justo a él que es abogado!
Y yo que pensaba que al ser el cumpleaños de mi señora madre, y contar con la grata presencia de las amistades de la misma, no se iban a suscitar semejantes atropellos hacia mi imagen de mujer justa, recta y virtuosa.
Y no solo la mujer que me dio a luz cometió semejante desliz, mis hermanas aportaron lo suyo, poniéndolo al tanto de que me gusta dormir hasta el mediodía, me levanto de muy mal humor y no solo que no sé cocinar, sino que odio la cocina.
Ambos atributos, si bien no son falacias, si están exagerados, porque yo reconozco que soy de buen dormir y que además no sé cocinar, pero de ahí a ser la Bella Durmiente del Bosque y archienemiga pública de Doña Petrona, hay un extenso trecho.
¡Y para que contarles de las señoras del círculo intimo de mi amado! Las mismas con las que pasamos año nuevo y que supuestamente están chochas conmigo, pero que no hicieron más que recordar a las ex de él, todo en tono de broma, pero haciendo la comparación impertinente al fin.
Díganme: Si tan contentas están con nuestra incipiente historia de amor ¿Porque hacer esa clase de comentarios que no aportan nada positivo a nuestra relación?
Yo que ando hecha una optimista bárbara, quiero pensar que lo hacen para que los dos tengamos en cuenta que ninguno es perfecto y que además tiene un oscuro pasado a cuestas. Como si quisieran prevenirnos sobre ciertas cuestiones (de las cuales ambos estamos al tanto) para que en un futuro nos evitemos malos momentos que puedan socavar nuestra linda pareja.
¿Será así nomás o será que el amor me está volviendo una ciega negadora?

jueves, 8 de enero de 2009

Arriba los que van a Merlo


Arrancó el 2009 nomás, y en lo que a mi respecta se vino con todo:

- Tengo vacaciones recién en febrero, con lo que implica que este mes tengo más trabajo que nunca, porque tengo que dejar todo en regla para que nadie importune mi sagrado descanso estival.

- Hace dos días estoy a dieta estricta, tomando sol, y haciendome baños de luz e hidratación en el pelo, porque el 31 de enero se casa mi hermanita la menor, y el 14 de febrero un compañero de trabajo de mi amado.

- Y nada más...

Mi vida es un páramo de tranquilidad y estabilidad emocional, que me tiene absolutamente embelezada.
Se imaginan que entre el cansancio normal después de un año larguísimo de trabajo sin descanso, la carencia de azucar en la sangre y mi estado permanente de optimismo a causa del amor, no tengo cabeza ni tiempo para dedicarle a este espacio, que ha sido el causante de la mayor satisfacción del año que se acaba de ir.
Por el momento no hay más novedades para este boletín

PD: Apenas pase algo, les chiflo