Ir al contenido principal

¿Donde estás amor de mi vida, que no te puedo encontrar?


Existen ciertos lugares que se han constituido como los sitios adecuados para encontrar novios y porque no, hasta futuros maridos. Obviamente que yo los he descubierto hace muy poco, sino habría sido una de las primeras en abonarme a esos lugares, hasta llegar a convertirme en socia fundadora vitalicia. Pero mi vida me ha llevado por caminos más tortuosos, que sin duda alguna me han dejado una vasta experiencia en estos asuntos, de la cual no reniego para nada.
Gracias a dios mi vida parece encaminada, y por el momento (y ojala sea por muchísimos años más) no ando buscando afuera, algo que no tenga en casa. Pero me parece un desperdicio y hasta un acto injustificado de extremo egoísmo, negarle al mundo la sabiduría que he sabido conseguir a fuerza de sangre, sudor y lágrimas.
Contrariamente a lo que se supone, la Escuela y/o Facultad, y el lugar de trabajo no son buenos lugares para buscar a la media naranja, ya que como bien sabemos donde se come no se caga, porque son lugares signados por el compañerismo que es lo que deriva en la copula, pero también por la competencia que desencadena la lucha por la conquista de los espacios de poder en estos sitios. Además cuando uno ya ha cumplido su ciclo en esos lugares, y decide emprender otro camino, corta de cuajo con todo aquello que lo une a ese pasado y se dedica a empezar un camino totalmente nuevo.
Tampoco los locales bailables son los más adecuados para la búsqueda del/la futuro/a madre/padre de nuestros hijos, de ahí no puede salir algo como la gente, se los digo yo que anduve de boliche en boliche escudriñando descaradamente a cuanto masculino se me cruzada, con el solo fin de convertirlo en el novio que toda madre desea para su hija, y claro está que dicha empresa fue un rotundo fracaso.
Sin embargo he podido comprobar, más por observación participante que por experiencia propia, que uno de los mejores lugares para encontrar un compañero de ruta, son los casamientos. Uno llega a la fiesta ya movilizado por todo el rito social de compromiso de los recientes cónyuges, entonces es como que se está más predispuesto a iniciar algo con un poco más de seriedad. Además bien sabemos que si las cosas no salen como queremos y se hacen los chanchos rengos luego de la concreción amatoria y/o sexual y optan por un “si te he visto, no me acuerdo”, bien podemos encontrarlos en otro evento familiar que festeje la pareja contrayente y escupirle en la cara lo descortés de su actitud.
Así que queridos míos, si los invitan a una boda, vayan solos. No salgan desesperadamente a buscar una pareja que los acompañe. Y asimismo, en el caso de que no encontremos nada que valga la pena, por lo menos podemos divertirnos descaradamente con perfectos extraños. En cambio si invitamos a alguien hay dos opciones: o vamos con un amigo con el que sabemos que volveremos a dormir solos, o vamos con algún conocido “intimo” lo cual implicara un mayor compromiso para la relación libre que nos planteamos con este sujeto, compromiso que quizás no queramos contraer.
Una última cosita, en los tres circunstancias, hay excepciones que confirman la regla, recuerden que en el universo nada es absoluto y todo puede suceder. Por eso nunca olviden que más allá de todo, y más que nada en el amor, el que no arriesga no gana.

Comentarios

  1. Totally...
    los casamientos son lugares donde la gente se halla sensibilizada y mas abierta a la idea de llevarse bien ocn alguien para siempre...del a promesa etc.
    El amor parece triunfar.

    y ojala asi sea, hasta que la muerte no se pare.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Muy instructivo, morocha. Me alegra verla tan bien de ánimo. ¡Que le dure!

    Ahora bien, para la gente que no tiene muchos casamientos en perspectiva (digamos... ¿cuántos casamientos liga uno por año?) ¿otros lugares? Espero su post.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. dios amiga.. te puedo asegurar que he ido a casamientos sola mas sola que sola y nada de nada.. creoq ue la media naranja no esta en ningun lado que no quiera ser encontrada...esta en alguna parte si, pero que se yo donde.. a mi los casamientos no me dieron resultado, ni los boliches, ni los compañeros de ninguna indola de esfera social... nada de nada...
    ero si vos decis el proximo voy mas atenta y te cuento...

    ResponderEliminar
  4. querida,
    saque a mi marido de un cheboli!!!y ya hace 5 que estamos casados!
    chan-chan!

    ResponderEliminar
  5. Laurita estoy de acuerdo con tú apreciación los mejores lugares podrían ser las fiestas de casamientos pero tal vez el mejor lugar para conseguir una personita agradable son los parques ya que son el centro de la realidad y se puede interpretar mejor al berrinchudo o berrinchuda en sus entornos con la misma ciudad y un aspecto muy importante que se resalta es la ternura y la fluidez de sus palabras. Abrazos. Buen post Angelito.

    ResponderEliminar
  6. Hola negra, ahace tiempo que sigo tu locura, que a esta altura creo que ya es colectiva.Te cuento que al gordo mio lo encontré en internet, fue lo mas parecido a un novelon venezolano, el tipo en pareja, nosotros enamorados hasta las orejas sin siquiera saber como era uno y otro, raro, colgado pero de esto ya hace casi 10 años, ahí me tenes, con dos niños hermosos y peleandola, en fin creo que "esa persona" anda dando bueltas en algún lugar. Saludos. VALEN

    ResponderEliminar
  7. Piiiiiido perdón per la demora.
    Es que he sido agredido en mi humilde reducto gesselliano por anónimas manos y me vi en la obligación de internarme unos días en un Centro de Rehabilitación Idiomático regenteado por la Lic. María América de las Altas Gomas.

    Le digo... Mientras no se le vaya a las 2 de la madrugada a comprar cigarros


    Además,amigos todos de la blogósfera, alguien de por acá está haciendo algo por allá
    Péguense una vuelta
    Un beso... ahí.

    PD: La misma explicación sobre mi ausencia voy a dejar en cada uno

    de los Blogs que visite.
    No me jodan con el copy - paste.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …