Ir al contenido principal

El pez por la boca muere


Siguiendo con el asunto de los novios que se convierten en amantes, y sabiendo que hay mucha tela para cortar en relación a este tema, me he visto en la necesidad de profundizar sobre el mismo.
Cómo les comentaba en el post anterior, nosotras aceptamos o provocamos el asunto del amantismo con nuestros ex novios, porque estamos convencidas que es una de las mejores estrategias para no cortar vínculo y que en cualquier momento el amante en cuestión (ósea el ex padre de nuestros hijos) vuelva a convertirse en lo que era en un comienzo (es decir el novio de una)
Pero ya sabemos que no hemos enredado a nadie y que estos señores se aprovechan de nuestra desesperación por no perderlos, entonces pasamos a ser sus amantes.
Hasta aquí estamos todos de acuerdo, pero el problema se plantea en que jamás dos personas que han tenido una relación amorosa comprometida, pueden sostener una relación de total libertad y desinterés como la que mantienen los amantes.
Se trata de una cuestión de juego de roles. Con esta persona desde que comenzamos a vincularnos, cumplimos un determinado rol, que es el de “novia”, entonces aunque queramos hacernos las liberales jamás podremos verlos como un “amigo intimo” o un “compañero de cama”.
Además tarde o temprano, alguno de los dos muerde el palito y ahí mismo ambos entran en una tremenda crisis de personalidad. Porque empiezan a hacer las cosas que hacían cuando estaban de novios, pero sin serlos. Ósea que nos tenemos que morder la lengua antes de hacerles algún planteo, porque las reglas del juego que nosotras aceptamos para no perderlos, están planteadas de tal manera en que no podemos tomarnos ciertas atribuciones y ni siquiera tenemos derecho al pataleo, pero nos encanta que él se siga comportando como lo hacía cuando era nuestro novio, lo cual nos deja estancadas en una relación que no va para ningún lado, y sin poder ver a quienes están a nuestro alrededor y que quizás si quieran darnos lo que en casa no encontramos.
Entonces la relación se torna esquizofrénica.
Pero chicas la culpa no la tiene el chancho, si no el que le da de comer. Y a este chancho lo engordamos nosotras solitas nuestra alma. Así que mejor lo internemos en el Dieta Club de Cormillot, y nos rajamos silbando bajito como para no avivar al zonzaje y porque soldado que huye sirve para otra batalla.

Comentarios

  1. Brillante, como siempre, Lau.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Quien te mintio sobre esto: "una relación de total libertad y desinterés como la que mantienen los amantes." ... sobre lo demas no refuto nada, por que no tengo a un ex como amante... solo tengo amante.. jajajaja.. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo Laurita, aunque el amor es la píldora apaciguadora del corazón seguirá siendo la berrinchudes de una conveniencia al maltrato de una fluidez con amor. Abrazos. Angelito.

    ResponderEliminar
  4. Quizás este post lo elegui mal en mi lectura caprichosa.

    Yo tengo una relación ezquizofrenica de esa que dices, el caso es que nunca dijimos si erámos novios, nunca terminamos, siempre estamos medio en ningún lado, y estoy aterrada y enamorada sin saber que estoy y estando convencida de no ir a ningún lado. Y a veces ningún lado me parece un lugar increible y otras tantas se convierte en el Pais de Nunca Jamás.

    En este bucle de agonía me encuentro sin saber que la única responsable de mi amargura soy yo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …