Ir al contenido principal

En la palma de las manos


Hoy justo estuve hablando con una amiga, a la que le pregunté por el estado anímico de una conocida en común, ya que esta última estaba muy deprimida porque su novio la había abandonado alegando que él, como buen músico que es, no podía atarse a ninguna relación, porque aunque él la amaba, era un alma libre y solitaria, y seguir atado a ella le perjudicaba la carrera artística. Y no es que esté hablando de Bono de U2, este muchacho tocará la pandereta en algún incipiente grupo musical del circuito under de la docta.
Pero bue… consideraciones más, consideraciones menos, este joven músico abandono a su novia, argumentando que la amaba, pero necesitaba su libertad para crecer. Y eso que no estamos hablando de una señorita celosa ni que le desagrade la noche o el estilo musical al que se dedica su amado con tanta pasión.
Cuando mi amiga me dijo que seguía igual de deprimida, porque no se había arreglado con el susodicho en cuestión, y que encima de vez en cuando “se veían”, no pude dejar de reflexionar sobre que piensan las mujeres que se terminan convirtiendo en amantes de sus novios. Porque es eso lo que hacen.
Por experiencia propia y conversando con un par de ellas, llegué a la conclusión de que lo hacemos porque nos creemos que así lo vamos a retener hasta que él se de cuenta de lo maravillosas que somos, de que no nos pueden perder y al final nos van a terminar proponiendo matrimonio. Y de paso cañazo, sabemos si él está con alguna otra, procediendo a la correspondiente eliminación de la competencia en el caso de que sea necesario.
Para las mujeres que cometen semejante disparato, este tiempo de amantismo es solo un impass en la relación, es una crisis de la que ya van a salir, y que con los años le podran contar (en tono de consejo) a sus nietas de cuando el abuelo quería vivir la vida loca en libertad y de cómo ellas (que son unas vivas bárbaras) les hicieron creer que le deban esa libertad que tanto ansiaba, pero luego él volvió rendido a sus pies, suplicando clemencia.
¡Vaya disparate!
Chicas no nos mintamos más, los hombres no son tan boludos, se dan cuenta que cuando una está hasta las manos y desesperada, entonces es capaz de humillarse de esa manera para conseguir que aunque sea nos dedique algunas horas, y se aprovechan de eso.
No son ellos los engañados, ¡somos nosotras las que nos creemos nuestras propias mentiras!
Porque ellos consiguen lo que quieren, que es seguir acostándose con nosotras pero sin ningún tipo de compromiso y por eso mismo es que no van a rever su actitud, porque ellos la están pasando bomba.
Pero mis queridas chicas, tengan en cuenta que por más que ya hayamos sido novias, y seamos divinas, ningún ser humano puede enamorarse de alguien falto de amor propio. Si una misma no se hace valer y respetar, nadie lo hará por nosotras.
Así que nunca se olviden que ellos se lo pierden y a otra cosa mariposa, porque nunca falta un roto para un descosido y lo mejor está por venir

Comentarios

  1. Si somos tan boludos.
    En fin, creo que crecer es un reto de todas las vidas de las que reencarnamos en esto.

    Saludos. ;)

    ResponderEliminar
  2. Es cierto lo que decís. Hacés bien en arengar a las mujeres a respetarse, que si una no se respeta, no lo van a hacer los hombres.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Si señorita me agrado el consejo que le brindas a las damitas, más cuando uno de pelotudo sigue creyendo que la taradita esta con uno por que presume vencer las inseguridades que crece en una relación, en brindar un respeto mutuo es virtud de cultivar aspectos del amor difuminados por el viento. Ahora mucho putito el artista que presume que la minita sea la causa de su frustración en la carrera ¡ah¡ tenga pantalones porque aunque sea artista y todo pero le falta muchísima madurez para dejar que su corazón fluya con ese sentimiento que lo embarga. Abrazos Laurita. Angelito.

    ResponderEliminar
  4. matame....solo eso te falta despues de esto.. matameeeee.... jajaja bue, mirá yo te voy a decir algo.... asesina serial y detective privado... cuando se invente la cura contra estos pelotudos que nos tiene idiotizadas, me avisas, yo voy me compro la emrpesa ( con plata de ya vere a que gobierno se la pido) y listo... pero mientras tanto "el amor propio" es una frase que desconoce mi ecosistema emocional!!!...yo te adoro Tutú pero cuando uno está hasta la s pelotas, es irrversible... el amor propio en el amor mismo no existe...
    tenemos que vernos.. hubo descarriada mal!!!
    besos

    ResponderEliminar
  5. Lau!

    Es tan absurdo el planteo de este muchachote, que no puedo parar de reirme, el sinsentido es algo de lo que abunda en los hombres. He dicho: piensan con eso, si.

    Grandotes y fuertes abrazos!!, hacía tiempo no te leía...

    ResponderEliminar
  6. Genia total, a veces una toma experiencias y consejos ajenos como propios. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …