Ir al contenido principal

Ni un solo pelo de tonta


Hace algunos años pasaban un publicidad de un shampoo donde salía Valeria Mazza diciendo: “El pelo es el marco de la cara, si tenés una cara bárbara y el pelo es un desastre, mmm… (Gesto de estás perdida)” Y lo que dijo esta modelo devenida en madre prolífica y empresaria, es una de las grandes verdades del universo.
Y aunque esto no solo implica al mundo femenino, la relación que nosotras mantenemos con el pelo es aquello que denota con mayor claridad la complejidad de nuestra psiquis.
Sino fijensé en que cada vez que hemos atravesado una tremenda crisis y queremos cambiar, lo primero que hacemos en cambiar de peinado.
Como así también no hay cosa que denote más lo intrincado de nuestra alma que la insatisfacción con el pelo. Las rubias quieren ser morochas, las morochas sueñan con ser blondas. Las ruladas desearían ser lacias, y estas últimas sueñan con peinar enormes rizos en sus cabelleras. Además cuando lo tenemos corto, quisiéramos tener el cabello de la princesa Rapunzel. Y cuando tenemos el pelo largo, quisiéramos lucir ese corte que solo le queda bien a alguien con la cara de Araceli Gonzáles.
Y no podemos olvidar que la relación que una mantiene con su peluquero/a es la de la fidelidad misma, en su estado más puro. ¿Porque se creen ustedes que nosotras contamos nuestros secretos más oscuros en las peluquerías? ¿Porque somos lengua floja?
No mis queridos.
Si no pensáramos que el peluquero/a es el ser más confiable de este mundo no dejaríamos en sus manos lo más preciado que tenemos a alguien que posee tijeras y productos químicos. Además ustedes no saben lo que es encontrar un peluquero al que le digas: “Rebajame porque el corte ya perdió forma, pero no me toqués el largo” ¿Se dan cuenta que le estamos pidiendo que nos corte sin cortárnoslo? Y cuando encontramos a alguien capaz de hacer eso, no lo abandonamos jamás de los jamases, porque aquel ser sencilla y redondamente nos comprende.
Díganme, ¿Cómo una puede resistirse a hacerlos depositarios de nuestras mayores desgracias, las miserias más oscuras, y los más preciados sueños?

Comentarios

  1. Buen blog, lo sigo siempre, pero cuesta postear (soy medio vago) en fin...

    2 cosas:

    1.- es verdad lo del cambio de look en el pelo despues de cierta crisis o situacion de stres! Una ex de un muy buen amigo, despues de que el la dejo, se apareció con todo el pelo achurado MAL! Como si Parkinson le hubiese hecho "la gauchada" de cortarle el pelo...

    2.- “Rebajame porque el corte ya perdió forma, pero no me toqués el largo” sinceramente, hay que complicarla tanto? No es lo mismo que decirle: sacá volumen? ajajjaajjaa ya veo que son cosas diferentes y te doy la razon... pero Sé SINCERA CONMIGO!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pero date cuenta que una vez que tienden a cambiar su look se vuelven muchísimo más interesantes como si los aspectos esenciales de las mujeres resaltaran con la luz del día. Y es allí donde uno como pelotudo realmente cae en la cuenta de la minita tan preciosa que perdió. Abrazos Laurita. Angelo. .

    ResponderEliminar
  3. No sabés las ganas que tengo de encontrar el peluquero de mis pelos. Todas las veces voy a uno distinto. Es un asunto delicado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Exelente post, gracias Mariela por recomendarlo.

    Sabès?, puedo llegar a ser la mujer de confianza de tu vida, dentro de un año, donde vivìs ? jajajaj

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  5. O sea... Histéricas.
    Barrufaldi Tenía Razón.
    Hermano, me dijo una vez, son todas HISTÉRICAS!!!

    ResponderEliminar
  6. Charly BarrufaldI: somos histericas y aparte de eso algunas con dinero suficiente para hacer catarsis en el pelo, por que quiere que le diga algo, las histericas sin dinero no podemos ir al shopping ni hacernos cortes de pelo, ni ponernos extensiones, tenemos que conformarnos con patalear a lo pavote por la vida...Con lo buenos consejos que dan los peluqueros por que te sacan plata!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …