Ir al contenido principal

Al que le guste el durazno, que se banque las peluzas


¡Qué masoquistas podemos a llegar a ser las minas!
En ese afán que tenemos de querer saber la verdad, para poder elegir que queremos hacer con esa verdad que sabemos, somos capaces de los actos más atroces que han existido desde el comienzo de los tiempos.
Acciones que obviamente para lo único que sirven es para torturarnos, porque si estamos seguras que nuestra media naranja nos está mintiendo, me querés decir ¿Para qué escarbamos en los rincones más oscuros en vez de plantearles nuestras dudas y ponernos de acuerdo de una manera sana y madura?
Pero lo más paradojico de este asunto es que buscamos la verdad, apoyandonos en la mentira misma.
Estamos constantemente intentando descubrir algún secreto oscuro de nuestro amado. Lo peor de todo acá es que si no descubrimos nada ni tenemos motivos para desconfiar, seguimos buscando y poniendo trampas para que caigan, no vaya a ser cosa que…
Encima de todo, como no aparece nada, nos torturamos pensando que somos las más hijas de sus buenas madres que existen, porque desconfiamos de él que es divino, pero eso no sirve para dejar de espiarlos ni de mentirles. Con nuestra mejor cara de inocente palomita, les seguimos leyendo el buzón de mensajes de texto y la casilla de correo. He conocido casos de señoritas que teniendo un contacto en la empresa de celular del novio, se han conseguido un excalibur de las comunicaciones del amado, pasando por una tortura atroz hasta conocer el resultado negativo que arrojó este procedimiento, pero si le preguntás lo volverían a hacer.
Sin embargo las peores son esas minas que SI descubren oscuros secretos de sus amados, y a pesar de todo no los encaran ni los abandonan, sino que siguen a su lado, aunque adoptando una actitud superada que no se las creen ni ellas mismas, porque bien sabemos que sostienen esa situación porque tienen la vana ilusión que un buen día él se de cuenta que ella es la mujer de su vida y que no la quiere perder, y se convierta en el hombre del que ella se enamoró (hombre que nunca fué y que ella se inventó para poder estar con él, la madre de todas las mentiras).
Pero el quid de la cuestión es que aunque eso un buen día suceda, no es que aquí no ha pasado nada, porque primero que nada debe seguir inventando mentiras para sostener la primera de ellas, y segundo pero no menos importante, porque ella nunca va a confiar en él, entonces se encierra en un círculo vicioso de sufrimiento, falsedad y persecución, que como todo círculo de estas características, nunca la conduce a ningún lado.
Estas últimas son capaces hasta de hacerse amigas de la tercera en discordia, sin revelar que saben "la verdad" y solo con el objetivo de llenarles la cabeza para que sean estas las que dejen al tipo. Lo peor acá es cuando "la otra" no le cuelga la galleta y se arma la "tole - tole", pero como "la descubridora del secreto" negó todo desde el principio, no puede revelar lo que sabe porque queda encerrada en su propia patraña.
Me pregunto: ¿Para qué mierda queremos saber la verdad si no vamos a hacer nada al respecto?

Comentarios

  1. Justamente ayer pensaba en éste tema replanteandome cosas de una relación pasada.
    Creo que cuando hay dudas, a veces no es tan enferma una, lo que pasa que las cosas brotan sin pensarlo. O un mensaje sospechoso, o un comentario en el facebook... osea... nosotras tan ilusas que pensabamos que estaba todo bien.
    Hay clases y clases de pelotudos, nosotras haciendo éste tipo de cosas y ellos no sabiendo sostener sus propias mentiras, la verdad que no se que es más triste.

    Me agrego tu blog asi te sigo comentando. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. La verdad, no sé. Las mujeres no somos sencillas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ey Casandra bienvenida, me alegro que te haya gustado lo que leiste por aca.
    Te mando un fuerte abrazo y pronto te voy a visitar.

    ResponderEliminar
  4. Marielita mia: es totalmente cierto!!!
    Somos muy muy muy jodidas.
    Beso enorme señora

    ResponderEliminar
  5. ¿Querés saber por qué es esa búsqueda de revelaciones que duelen? Pues porque nunca alcanzan la magnitud de lo que una mujer puede llegar a imaginar previamente. Por ejemplo, "la otra" que una mujer imagina es como la gatúbela de las películas: sofisticada, sensual, provocativa y sexy, pero en la vida real suele ser una pobre mina más aburrida que guardarropa de monja, más desesperada que murciélago sordo, y más fea que luna de miel con la suegra, de modo que la verdad es todo un alivio si se la compara con los fantasmas de la propia paranoia. ¿no te parece?
    Me divierte tu blog, estaré volviendo tan a menudo como pueda, Graciela

    ResponderEliminar
  6. Gaby amiga: Jajajajaja!!
    Y bue....
    Te quiero nena

    ResponderEliminar
  7. Hola Graciela, bienvenida y que bueno que te haya gustado lo que leiste por aca...
    Y en relacion a lo que decis tenes razón, siempre nos imaginamos una barny y la otra en cuestion es una mina tan normal como nosotras, que para colmo tambien es engañada...Que lo tiro!
    Por eso yo siempre digo que si me van a gorriar, mas vale que sea con una que este mas buena que yo...Jajajaja!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …