Ir al contenido principal

Es inmoral sentirse mal por haber querido tanto


¿Alguien, alguna vez se dio cuenta que en las telenovelones todos los malos son locos?
Es como si la única explicación o justificación hacia la maldad fuera un serio trastorno psicológico.
Si los guionistas de novelas me consultan, yo les puedo proveer una serie de ejemplos de seres malvados que no tienen ninguna enfermedad mental, sino que actúan de esta manera porque simplemente para ellos, egocéntricos a reventar, el fin justifica los medios. No hay ningún horrible trauma, no superado y por lo tanto negado, de la niñez que sirva de móvil para andar aplastando cabezas a diestra y siniestra, y encima regocijarse con el dolor ajeno.
Lo peor de todo es que es casi como decir que todas aquellas personas que tienen algún problema psicológico son consecuentemente malvadas, cuando yo sé a ciencia cierta (ya sabemos todos que mi señora madre es psicóloga) que hay muchísimas personas que tienen trastornos mentales y que son inofensivas.
¿Esta gente no se dará cuenta que tomando esto como premisa para crear el argumento de un producto que consumen en su mayoría las mujeres nos meten en la cabeza, que si un tipo es un reverendo HDP es porque el pobrecito su alma ha tenido un problemón de chiquito? …Entonces no es que sea malo, sino que tiene problemas!!!
Concepto que yo sostuve durante años, hasta que la vida misma me topó con hombres que no han tenido una infancia fácil pero que son seres llenos de buenos sentimientos que serian incapaces de lastimar premeditadamente a alguien.
Mujeres del mundo, recordemos siempre que un señor que haya sufrido no necesariamente te lastima, que ese sufrimiento no es argumento válido para justificar el accionar nocivo del “señor” en cuestión, y sobre todo no olvidemos que no podemos salvarlos de ellos mismos, sino que somos nosotras las que nos debemos resguardar de ellos.
Que ellos se cuiden su cabeza que nosotras cuidamos la nuestra.

Comentarios

  1. Muy buen post, como siempre, Lau.
    Me quedó la duda de qué tiene que ver el contenido con el título, nada más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Eso es cierto, hay malvados sin causa psicológica.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …