Ir al contenido principal

De cómo no vas a venderle un vestido a nadie en tu perra vida


Venderle ropa a una mujer es todo un arte. Porque estamos hablando de que tenés que convencer a seres competitivos, indecisos e insatisfechos de que algo le queda tan divino que los hombres se van a desmayar a su paso y de que a la vez desatará la envidia más descarnizada de cada mujer que pise este planeta.
La regla más básica (pero tal vez la más complicada de que resulte convincente para la potencial compradora) es asegurarle con tu mejor cara de que sos la dueña absoluta de la verdad, de que si algo la corta al medio de lo ajustado que le queda, va a “ceder” con el uso, o en el caso de que esté embolsada adentro de una prenda, va a “encoger” cuando la lave.
Sin embargo siempre existe una excepción que confirma la regla y me lo topé esta tarde.
Hoy cuando volvía del trabajo, pasé por la puerta de un local de ropa para mujeres y tanto en la vidriera como dentro de los exhibidores del local, se disponían muchísimos vestidos del mismo modelo pero de distintos colores, uno más lindo que el otro, así que no pude resistirme y entré a probarme alguno, decidida a llevarme uno.
Luego de examinar uno por uno para elegir que color de vestido era el que me gustaba más, elegí 3 para probarme. Uno blanco y negro, otro rojo y negro y uno negro liso y llano. Cuando le comunico mi decisión a la única vendedora que había, está me mira y me escupe con ceño fruncido: “Mmmm…me parece que este talle es chico y después se cortan los hilos y tengo que estar repasando las costuras”. Yo estupefacta, estaba a un paso de revolearle los vestidos en la cara y decirle que se los introduzca por el esternón, pero tuve una idea mucha mejor.
Como yo sabía que esos vestidos me entraban a la perfección, me metí lo mismo al probador, y una vez que me calzaba el vestido, salía del cubículo de tela para mirarme en el espejo desde más lejos, enrostrándole que dicha prenda parecía estar hecha a mi medida, pero la criticaba abiertamente. Lo hice con los 3 vestidos: el negro era muy escotado, el blanco se transparentaba y el rojo era corto.
Una vez que terminé con el desfile, se los entregué hecho un bollo diciéndole burlonamente: “No, no tienen buena confección. Igual gracias”
Y me marché para no volver nunca jamás, pero con la frente bien en alto

Comentarios

  1. jajajaj : no, no tienen buena confección" jajaja DIRECTO EN LA HERIDA!!! bien ahí!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué mala la vendedora! Te dijo gorda, en tu cara, pero vos estuviste mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. El comentario al final estuvo genial, que tal la muy boluda haciéndote sentir mal. Además mi abuela materna decía que nunca a una mujer debía hacérsele sentir mal por su contextura física sino al contrario levantarse cada mañana y saciar cada centímetro de su belleza.. Según ella seria la esencia de una damita. El respeto absoluto. Abrazos. Angelito. .

    ResponderEliminar
  4. Una dependienta sin ganas de vender y una clienta irónica con ganas de demostrar su intelecto.

    Mujeres, competitivas hasta la muerte, esa dependienta no soporta ver unas minas más guapas, y tú simplemente hicite la cuenta de resultados

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …