Ir al contenido principal

El hombre de la casa


Ay ay ay...
¡Cómo son los hombres!
Aca entre nos, paso a contarles que el viernes pasado nos trajeron el lavarropas automático que compramos para nuestro nidito de amor, así que el sábado por la mañana nos embarcamos en el operativo de instalación de dicho artefacto maravilloso.
Y resulta que mi amado concubino, en un rapto de demostración de masculinidad, al momento de acomodar el lavarropas en el lavadero, y aduciendo que era muy pesado y que yo no tenía la fuerza suficiente como para que lo levantemos entre los dos y lo pongamos en el lugar destinado, lo levantó solito su alma.
Sin embargo y como no podría ser de otra manera, ya terminando el sábado le agarró un tremendo dolor de cintura. Doy por descontado que de más está decirles que se pasó todo el domingo en cama, dandosé con diclofenac a dos manos, literalmente porque el tema venia vía oral y en crema, la cual era untada por la que suscribe.
Digan que ya estoy enamoradisima, y que no necesito ninguna imagen de hombre fortachón que él prentendía demostrarme para revalidar nuestros votos de amor, porque la situación no terminó siendo para nada sexi.

Comentarios

  1. y la vida es asi... una busca durante años a su príncipe azul hasta que lo encuentra y se da cuenta que era mas bien un celeste pardo, casi indefinido.
    Y ese color nos queda perfecto!!
    PD: quien dijo que el diclofenac no es sexi??

    ResponderEliminar
  2. Me encanta leerte enamoradísima, ayyy, no sabés cuánto me emociona.
    El diclofenac no será sexi, pero las caricias sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que hay que seguir resistiendo, lo levantamos entre los dos o llamamos al instalador!
    buen texto

    ResponderEliminar
  4. Valen: me mate de risa con lo del celeste pardo!!!
    jajajajaj....
    Besos Valen, que vueno tenerte por aca

    ResponderEliminar
  5. Mari: Totalmente mujer...
    jajajjajjaja

    Con respecto a lo enamorada que estoy, solo tengo ara agregar que sabes bien lo maravilloso que son los rosarinos, no? ;)

    ResponderEliminar
  6. Mariana: Por suerte lo pudimos instalar!
    Muchas gracias mujer

    ResponderEliminar
  7. Ah, es rosarino!!! Yo pensé que porteño, no sé por qué. Si, vi, vi.

    ResponderEliminar
  8. Vió!?. Si el doc me hubiera hecho caso cuando le dije que lo mejor era que le regalara una tabla de lavar, que además podría usar él mismo los sábados para improvisarle una serenata sexy con ritmo de jazz, no tendrían que haber pasado porr este doloroso trance...
    Ahí nos vemos, de a poco estoy volviendo a la blogósfera...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …