lunes, 31 de enero de 2011

Crueles indicios de que ya no me cocino en un hervor


- Prefiero la labor terapia como esparcimiento. Entre salir el sábado a la noche de juerga y levantarme el domingo a la mañana a arreglar el jardín, elijo regar las plantas.


- Si llego a un restaurant y hay una joven pareja con niños pequeños que lloran, gritan y destruyen todo a su paso y sus padres resultan inmutables, me las tomo.

- Elijo la tranquilidad al bullicio. Prefiero pasarme unos días en San Marcos Sierras a chocarme continuamente con la gente que sale hasta por abajo de las piedras en Carlos Paz.


- Cuando estoy mucho tiempo sentada en el piso como indio, me cuesta un perú levantarme de lo que me duele la cintura.


- Me preocupa lo que ven nuestros pre-adolescentes, como escenas cuasi sexuales en programas para esa franja etaria (Casi Ángeles por ejemplo) y tampoco me parece gracioso que la gente juegue a pegarse (Como en Jackass)


- Prefiero ir a ver a Dolina o a Les Luthiers que ir a un recital de la Bersuit.


Y cuando pienso en que las cosas que marcaron mi infancia pasaron hace más de 20 años me agarra una depresión… Qué lo tiró, los años no vienen solos.

sábado, 22 de enero de 2011

El saber no ocupa lugar


Desde que soy una señora casada aprendí un montón de cosas acerca de la relación amorosa hombre-mujer que me habría venido al pelo a los 20 años, cuando mi vida sentimental era un vaivén continuo y reiterado de fracasos.
Porque mirá: si hay algo que nos obsesiona a todas las mujeres por igual, es influir en el pensamiento y consecuente accionar de nuestro hombre en cuestión. El tema es que jamás damos con la tecla. Y no estoy descubriendo la pólvora, simplemente estoy evidenciando una gran verdad
Ensayamos horas frente al espejo o mientras hacemos gimnasia o limpiamos el hogar, un monólogo apoyado en argumentos de dudosa veracidad empírica, pero dichos con tanta seguridad que nadie se atrevería a refutarlos, pretendiendo así convencer a nuestra media naranja de que nuestro punto de vista es el más conveniente y acertado.
Pero no entendemos que los hombres son tan básicos en instintos y tan simples en estructura de pensamiento lógico, que por eso mismo es casi imposible que los convenzamos de algo que les parece descabellado de tan solo imaginarlo.
En mi caso particular, una de las cosas que aprendí es que si queremos que un hombre nos valore no debemos, jamás de los jamases, recurrir a la treta de los celos, porque un tipo nunca valorará a una mujer que a la primera de cambio le insinúa que es posible que se raje con el primer gil que se le cruce por el camino.
Y en este arduo camino de la pareja bien constituida, también aprendí que no sirve de nada hacernos las víctimas, porque los hombres que saben que no se han mandado ninguna macana, son inmunes a la culpa y por ende quedamos en evidencia como manipuladoras. Porque chicas, entendamos que este sentimiento es exclusivo de las mujeres y de los señores que tienen cola de paja, y querida mía si tu bienamado la tiene: de qué querés convencer a un tipo en el que no podés confiar?
Así que mis queridas, en solidaridad de género y como regalo para este 2011 que recién está en pañales les dejo este consejito: aunque les cueste un huevo y la mitad del otro, sean lo más claras y sinceras posibles. Usen mi experiencia como si fuera propia, y recuerden que no hay mal que por bien no venga y que de todo se aprende en esta vida.

sábado, 1 de enero de 2011

Balance


Se acabó el 2010, y aunque escribí menos que en el 2009, no es que no me haya pasado nada, ni que haya sido peor que el anterior. Al contrario, fue un excelente año lleno de cambios, y es por eso que quiero compartirlos con ustedes.

- Así como en el 2008 fue el blog, en el 2009 fue el facebook, en el 2010 me envicié con el twitter. Se los recomiendo

- En abril dejé de fumar. Así sin más y definitivamente. Sin engordar y sin una sola recaída.

- En junio me mudé con mi amado, dejando mi provincia con todo lo que eso significa: familia sanguínea, amigos y trabajo. Igual voy de visita una o dos veces al mes a mi docta natal.

- En septiembre finalmente me teñí de rubia, como podrán observar en la fotito de perfil, y me quedó divino. Ya no creo que vuelva a mis renegridos rulos, este cabellera larga,lacia y rubia es la que más me identifica.

- En octubre conocí el mar, y como mi maridovio es tan perfeccionista me llevó al Caribe de "luna de miel" aprovechando para comprometernos anillo mediante y todo

Espero que el 2011 sea tan o más maravilloso que este que se acaba de ir. Y no se olviden que: "Siempre que llovió, paró"