miércoles, 17 de octubre de 2012

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?


Un estudio de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) y publicado en el Journal of Marriage and Family, señala que aquellas parejas que esperan más para tener relaciones sexuales suelen ser más felices a largo plazo.
Estos grupete de científicos -que no deben haber visto una mina ni de casualidad, no sé, yo me los imagino encerrados en un laboratorio usando tubos de ensayo para autosatisfacerse- alegan que al postergar el sexo, las parejas tienen más tiempo para llegar a conocerse en profundidad y darse cuenta de si son compatibles. ¡ERROR! ¿Estos tipos nunca escucharon eso de que te podés pasar toda una vida con alguien y nunca llegar a conocerlo?
Según estos estudiosos de las relaciones sentimentales y familiares aquellos que comienzan a tener actividad sexual apenas se conocen son más propensos a tener problemas después.
Ellos dicen que: "El noviazgo es un tiempo para la exploración y toma de decisiones acerca de la relación, cuando los miembros evalúan la compatibilidad, hacen compromisos y se basan en la intimidad emocional y física. Por el contrario, si se precipitan al tener relaciones sexuales interrumpen este proceso, preparando el escenario para el desligamiento en lugar de la unión". Concepto con el cual estoy en absoluto desacuerdo, como se educa con el ejemplo en mi caso particular mientras más hacía que un tipo me tuviera la vela para ingresarle a este cuerpo, más rápido me gorreaban.
Resulta que para concluir en esta afirmación, los investigadores les preguntaron a 600 parejas casadas y que convivían cuán felices eran juntos. Para ello querían saber cómo se sentían respecto a la relación, su grado de compromiso, lo involucrados que estaban, cómo era su comunicación, con qué frecuencia discutían, su preocupación por el dinero y su nivel de satisfacción sexual y cuánto tiempo habían esperado antes de tener encuentros sexuales.
Así  descubrieron que cerca de un 33 % de los hombres y las mujeres dijeron que habían tenido relaciones sexuales durante el primer mes de noviazgo, mientras que el 28 %  había esperado por lo menos seis meses.
Según estos datos las señoras que habían esperado 6 meses para tener intimidad eran más felices, ya que tenían mejor puntuación -incluso en el plano sexual- que aquellas que tuvieron un encuentro íntimo durante el primer mes. Insisto, no me entrevistaron a mi. Con estas cosas me pasa como con el rating o las encuestas de las elecciones, yo siempre estoy con la minoría pero a mi jamás nadie me preguntó. ¿Y si hay muchos que les pasa lo mismo que a mi?
Como era de esperarse, con los tipos la diferencia era menor. Pero – siempre hay un pero- los que más esperaron a tener sexo se peleaban menos con sus amadas.
Para los investigadores un fuerte deseo sexual puede impedir el desarrollo de otros ingredientes clave de una relación sana, tales como el compromiso, la comprensión mutua y valores compartidos. Ellos concluyen que: "A veces se confunde el sexo con el amor y algunas parejas pasan por alto los aspectos problemáticos de la relación que, en última instancia, importan más en el largo plazo"
No sé ustedes, pero para mí los que se confunden el amor con el sexo son ellos. Chicos: el amor es otra cosa. Y además me parece que la historia la escriben los que ganan y los mojigatos también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario