martes, 27 de noviembre de 2012

Sobre las expectativas femeninas y demás muertos en el placard


Llegó el momento de confesarlo, las mujeres:


- Después de la primer salida con un chico siempre tenemos expectativas amorosas, que después vayan decayendo porque no resulto como creíamos es otro tema. 

- Alguna vez nos enamoramos de un tipo comprometido y esperamos que deje a su mujer por nosotras.

- Aunque sea una vez nos enamoramos de un tipo mujeriego y fóbico al compromiso y pretendimos cambiarlo
         
 - Cuando estamos en una relación somos esclavas del teléfono, por suerte ahora existe el celular que te permite seguir siendo esclava pero por lo menos fuera de tu casa.
          
 - No somos claras, sino hablamos demasiado sin decir nada, decimos una cosa cuando en realidad, queremos decir otra.
           
- Nos sentimos amenazadas cada vez que otra mina nos piropea la pareja en nuestra cara, aunque sea la mina más horrible del universo.

- Nos depilamos mejor para tomar sol con nuestras amigas que para tener una noche de sexo salvaje y escandaloso.
    
-  Fantaseamos con operarnos lo blandito del brazo.

 - Jamás admitiremos que alguna vez nos masturbamos.

- Cada vez que estamos felizmente en pareja pensamos que nombres le vamos a poner los hijitos que tengamos.

Y la que diga que no que se prepare para una rinoplastia.


viernes, 16 de noviembre de 2012

No hay bien que por mal no venga


A los tipos les encanta decir que las mujeres no tenemos amigas, que somos envidiosas, celosas y competitivas. Que está todo bien entre nosotras hasta que se cruza un sapo con ínfulas de príncipe azul y somos capaces de arrancarnos las corneas y contrabandearlas a China si es que nuestra amiga osa rozar con la mirada a nuestra media toronja de turno (si, toronja, ¿por qué tiene que ser naranja?)
Está bien, y aunque es un preconcepto bastante arcaico es tan cierto como que el caballo de San Martín era blanco, eso de que hazte fama y echate a dormir. Y nosotras somos mandadas a hacer para ese tipo de cosas. Pero en realidad no es que una no tiene  amigas, es que ellos no entienden la manera visceral en la que sentimos la amistad.
Una mujer tiene solo un par de amigas verdaderas, nada más, de esas que son incondicionales y respetuosas de nuestros tiempos y espacios. El resto son conocidas, compañeras, vecinas, primas, cuñadas o parejas de los amigos de tu amado. A veces son más cercanas, otras más superficiales y muchísimas veces la competencia con ellas nos sirve para mejorar como seres humanos, ¿quién no se dió cuenta que ese vestidito a lunares estilo pinup, que tanto te gusta y por el que sos capaz de pagar $5.000 solo te queda bien si sos Natalia Oreiro, al verlo en el cuerpo de la esposa del primo de tu bien amado en la fiesta de navidad? O ¿quién no se vió todos los documentales del Discovery sobre la teoría del big bang solo para hacer quedar como una gila a una compañera de laburo que se las dá de Einsten y que se creé que es una serie de televisión?
Los tipos nunca van a entender que somos socias complementarias y coparticipes en un aspecto particular de nuestra vida, amigas jamás.
Ellos en cambio tienen 25 grupos distintos de 50 tipos que son TODOS amigos. Si claro, como que no. Yo antes creía que los que se engañaban eran ellos mismos, pero la vida me demostró que lo que estos señores de bien quieren, es embaucarnos a nosotras.
Tienen distintos grupos con los que salen de joda: siempre hay un cumpleaños, un ascenso, una paternidad, una despedida de soltero o un partidito de fútbol que amerita que el señorito se raje de casa 4 de las 7 noches que tiene una semana. Esta clase de tipos son aquellos que se tranzan a la ex o a la amiga con derecho de un amigo alegando que él estaba muy borracho y ella se le regaló, cuando en realidad él lo único que quiso toda la vida fue hincarle el diente en la yugular y si ella le responde tan solo uno de los 689 mensajitos que le mandó en los últimos 3 días, se manda la Gran Tinelli. O son de esos que cuando está empezando la relación te dice que no te presenta a los amigos porque son unos buitres, pero lo que esconden es a otra mina, la oficial, la que es amiga de las mujeres de sus amigos, es como cuando te dicen que no te presentan la familia porque le dan vergüenza. MENTIRA. El tipo tiene otra mina, que se intercambia recetas con la madre y que le hace de baby sitter al sobrinito, simple.
 Y si realmente una mina de 55 kilos tiene la fuerza para ultrajarlo, la familia le da vergüenza y tiene 300 amigos y son todos  unos buitres; querida ¿que hacés ahí? Raja ya. No va a salir nada bueno de esa relación. Recordá siempre que soldado que huye sirve para otra batalla.

jueves, 1 de noviembre de 2012

La que mama no llora



Dicen que el fin justifica los medios, pero los hombres cada día me sorprenden más. O será que con todo el asunto de la liberación femenina y de la aceptación social y legal de la diversidad sexual las minas nos estamos revelando y nos volcamos al lesbianismo o nos negamos a satisfacer sexualmente a nuestro hombre.

No sé, pero ¿hasta a donde piensan llegar los hombres en su afán de que se la chupemos?

Resulta que ahora, los investigadores de la Universidad estatal de Carolina del Norte, Estados Unidos – ¿Cómo están al pedo estos yanquis no? Y pensar que los del Conicet no tienen ni para tubos de ensayo y estos gringos que se le pasan haciendo estudios para convencer mujeres de los beneficios de la fellatio - dicen que la mujeres que a veces ingieren el semen de sus parejas tienen un 40% menos de probabilidades de desarrollar un cáncer.

La directora de este grupo de investigación, la doctora Helena Shifteer dice: “Yo animo a todas las mujeres del mundo a que practiquen la felación y que ésta, se convierta en la rutina más importante de su vida diaria”. La doctora Shifteer dice también que ella siempre se traga el semen de su marido y, para que el método sea efectivo, debe practicarse al menos dos veces por semana.

Ósea que además de sacar la basura y a pasear al perro, lavarte los dientes y las manos antes de comer, tenés que felar a tu amado y tragarte su liquido seminal. Sino fijate, capaz que si lo “ordeñas” y guardas en el freezer te ahorrás todo el asunto de tener el depilado al día.

El semen contiene muchos elementos para estimular el esperma: como las vitaminas C y B12, minerales como el calcio, magnesio, fósforo, potasio y zinc. Además es rico en proteínas, sodio, colesterol y azúcares. Estas propiedades que a la vista parecen ser de cualquier alimento como el yogurt o una manzana, las entrega precisamente la ingesta de esperma que derrama tu pareja cada vez que tienen sexo.

Así que chicas ya saben; nada de andar desperdiciando semejante elixir de la vida eterna que tienen al alcance de la mano, sino averinguensé cual era el secreto de Cleopatra para preservar su belleza y juventud.