Ir al contenido principal

La llorona


Debo confesarlo: estoy demasiado embarazada como para mirar televisión.
Siempre fui de las que se emocionan hasta las lágrimas con los finales de novelas aunque nunca haya visto ningún capitulo, o de las que se han querido llevar a la casa todos los perritos callejeros que se cruzan en el camino.
Soy boluda o sensible, depende el gusto de cada quien.
Pero desde que estoy embarazada la cosa se ha agravado de manera escandalosa. No puedo leer el facebook y su lucha por la paz mundial a través de la publicación de cartelitos sin llorar desconsoladamente por la paz en medio oriente, sin tener pudor en dejar en ridículo a quien esté sentado conmigo en la mesa de un bar esperando que nos traigan la merienda. ¿Que pensara el mozo? Mejor ni preguntar, mientras no me escupa el café…
Pero no solo me emociono hasta las lagrimas cuando a alguien se le murió su mascota, también lo hago cuando veo un documental de la desnutrición infantil, me enajeno del odio hasta el punto de no poder controlar la humedad ocular cuando veo la injusticia y la discriminación hacia un discapacitado.
Es que si chicas, cuando una está embarazada está más sensible. Que se yo, será que una empieza a ver la vida de manera más altruista o serán las hormonas o serán los miedos de no poder ser tan buena madre como una quisiera. Vaya a saber.
La cosa es que la que suscribe se la pasa de papelón a papelonazo, pero total como ya se me nota que estoy embarazada no tengo ningún empacho en llorar donde sea y frente a quien sea, total la embarazada goza de una impunidad casi diplomática que sería una picardía no sacarle el jugo, soplándose la nariz con el puño de la camisa de quien ose consolarnos.

Comentarios

  1. TE PUEDO ASEGURAR QUE SE PONE PEOR.. CON LOS HIJOS UNO LLORA LE DOBLE Y SI TODO TE ACONGOJA, DESPUÉS TE ACONGOJARA PENSANDO EN QUE PODRÍA SER TU HIJO!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …