viernes, 25 de septiembre de 2015

Claros indicios de que estás de vacaciones en un all inclusive en el Caribe

1- Todas las mujeres usan bikini, no importa cuanta celulitis y flaccidez pueda soportar la retina ajena

2- Las centroamericanas se visten con vestidos elastizados de red, mientras que las europeas tienen un loock andrógino, cual si fueran almas en pena vagando por el cementerio 

3- Los argentinos cenamos en chancletas y pareo, todos los demás de punta en blanco

4- No importa la geografía, la biología ni la cultura, se merienda pollo frito y un mojito al lado de la pileta 

5- Todas las minas están calientes como una papa recién hervida con los morochos del staff de animación, los mismos que si se los encuentran vendiendo collares en la peatonal cruzan de vereda

6- No importa cuánto corra, salte y trepe tu hijo, siempre está enchufado a 220


martes, 23 de junio de 2015

Un dia en la vida

Tu día arranca a las 7:15 de la mañana, te levantas para ir al gimnasio mientras todos duermen. Volves a las 9, justo para tomar la posta con tu  marido que se va a laburar, cruzándote con la chica que te ayuda un par de horas en la mañana, al ratito se despierta el rey de la casa, le das la leche, lo cambias y lo soltas al patio para que juegue por ahí, vos vigilando desde la puerta ventana de tu pieza que no se mutile ningún miembro ni se envenene con bulucas de paraíso, intentas laburar: internet se cae porque el barrio será divino pero como queda en la loma del choto el servicio es una garcha, el teléfono se queda sin batería porque anoche te desmayaste del sueño antes de enchufarlo, y todo así.
Pero a pesar de todo la mañana transcurre sin sobresaltos, a las 12 nuestra sacadora de papas del fuego se va y vos te dispones a cocinar alguna carne magra con verduritas para tu traste, la panza de tu marido y la buena nutrición de tu infante hijo.
Después de cocinar jugando con el tirano de la casa a la batería de ollas o a perseguirlo alrededor de la mesa, la comida esta lista y empieza la batalla campal para que por lo menos el 50% del plato termine en su boca y no adentro del autito o en las fauces del can.
Cuando este grato momento termina hay que limpiar toooooda la cocina de vuelta.
El pequeño al rato se va a dormir la siesta y llega al padre, y de vuelta trajinar con microondas, platos sucios y sobras para el perro.
Tu marido se va y vos tenes una hora, una hora y media para vos: para depilarte, para leer, para escribir un post, para tirarte en el sillón con la mente en blanco y mirar los chimentos de la farándula, para dormir en el mejor de los casos. El único momento del día para vos.
Pero como lo buena dura poco, el pequeño emperador se despierta de su siesta, y volvemos a la leche, a cambiarlo y a mirar Hi5 hasta que se hace la hora de llevarlo al Jardín. 3 gloriosas horas donde yo estudio, rindo materias, tengo turnos en los médicos o voy al super.
A las 20 mi media naranja sale del trabajo, pasa a buscarme y vamos juntos a retirar al fruto de nuestro amor.
Al llegar a casa, empieza el trajín de la comida otra vez, que cosa que odio tener que pensar que cocinar. Mientras tanto los hombres de la casa, aun con la ropa de sus respectivas obligaciones puestas, se van a juntar piedritas, ramitas y hojas por la plaza del barrio. Todo muy lindo, pero las manchas de barro las saco yo.
La cena transcurre en paz, con los pormenores típicos: el niño se roba mi vaso, pretende tomar y se tira toda la coca en la cabeza, jugando con el tenedor se raspa el cachete, cuando termina de comer le muestra a papa lo lindo que le queda el plato engrasado como sombrero.
Mientras yo lavo platos, limpio pisos y saco manchas de la ropa antes de poner el lavarropas, el padre baña a la criatura, hasta que me da la voz de aura y llego cual parca con su tridente a desenredarle el pelo.
Siempre el trabajo sucio me toca a mi.
Salimos del agua, nos ponemos el pijama, leemos un par de cuentos y a las 23 ya nos vamos a dormir.
Cuando ya la casa esta en un completo silencio yo me puedo dar el lujazo de bañarme y caer desmayada en la cama.
Y después te aparece una Victoria Vanucci en la tele diciéndote que tenes que sorprender a tu marido con lencería erotica, que hay que dejar que el sexo los sorprenda a donde sea. A mi me sorprende si después de un día así tenes ganas de tener sexo. Ademas que viva, cuando tenes un ejército (y cuando ejército digo mínimo 3) de empleadas cama adentro, que se ocupan de los chicos y de la casa es muy fácil hacerte la femme fatal Vanucci!


sábado, 13 de junio de 2015

No será para tanto

A mi no joden! No hay forma que una persona este psíquicamente sana teniendo un bebe colgandole del cogote las 24 horas del bendito día.
Para mi las que crearon esta forma de crianza son minas que laburan todo el día, y como la culpa las carcome (porque a toda madre por mas progre y psicoanalizada que sea, la carcome la culpa) el tiempo que están con el pibe no solo lo tienen prendido a la teta, ademas lo llevan a upa a todos lados, duermen con ellos  y hacen todo con ellos a cuestas.
A ver, vayamos por partes:
Dicen que el colecho te garantiza que todos puedan descansar, pero no conozco una put... familia que pueda dormir con la rodilla de un bebe clavada en la nuca, o incrustado en la espalda. No hay forma de pasarse años durmiendo así, y eso que no me estoy refiriendo a la falta de vida sexual de la pareja, cosa seria si las hay...
Tampoco hay cintura, ni brazos, hombros y espalda que aguante pasear una tarde por el shopping o una plaza con un bebito de mas de 8 kilos, cuyo único deseo es tirarse al piso a gatear y probar toda la basura que hay en su camino. El porteo es trabajo insalubre! 
Ah eso si, la teta es sagrada! Recuerdo los primeros meses de mi vástago, cuando lloraba cual chancho porque no había leche que le bastara, si mi marido le llegaba a dar una mamadera era mas grave que si me gorreaba con una horda de promotoras del Dakar. Y no le di mas teta porque el guacho cuando empezó  a comer comida no le hacia gracia gastar energía succionando,quería que la leche saliera rápido, hacia arcadas el muy exagerado cuando lo ponía  en la teta. Bien aspamentero, digno hijo de su madre. Así que la que suscribe, como buena madre abnegada, me sacaba la leche y se la daba en mamadera. 
Y miren que yo soy Re Pro Crianza Con Apego, personalmente me ocupo de mi hijo y todas sus necesidades, mi prioridad es que el crezca sintiendose amado y respetado, porque quiero criar un hombre independiente y seguro, aunque entre nos, el pibito tiene un año y medio y camina abrazado a mi pierna, llorandome para que lo alce. La verdad es que estoy un chiquito ansiosa porque mi retoño demuestra la independencia adquirida... Pero bueh, vamos a darle tiempo al tiempo.
Una vez leí por ahi, una chica que decía que estas técnicas de la Crianza Con Apego, a saber: el colecho y el porteo, las habian creado por dos motivos: el primero porque a la gente no solo hay que decirle lo que tiene que hacer, sino también como hacerlo, pero que lo importante es que uno puede criar con apego sin necesidad de dormir ni transportar a upa al bebe, que criar con amor y respeto va mucho mas alla de eso, es una actitud hacia tu hijo. Y segundo, pero no menos importante y mucho más malicioso, es que este metodo surgio en una Europa en crisis, donde las parejas que tenian hijos no podían mudarse a departamentos mas grandes, donde la leche de formula salía  un ojo de la cara, y no podían pagar una niñera que los ayude un par de horas, así que terminaron proclamando que estas eran las técnicas  indicadas de criar un bebe dentro del método de la crianza con apego. Como si este para ser real tuviera que ser literal.
Capaz que me gano la antipatía de muchas de ustedes por esto, pero para mi el amor es otra cosa, el estar pendiente de las necesidades de tu hijo y respetarlas es mucho mas que llevarlo al super colgado de una mochila. 
No nos quedemos en lo superficial ni permitamos que nadie nos diga como criar a nuestro hijo, mientras sea con amor existen tantas formas como padres e hijos hay.


miércoles, 3 de junio de 2015

Relax & Orden

Consejos que me hubiera gustado recibir antes de parir:

- Todo, absolutamente todo, puede esperar. Lo único que realmente importa en este mundo esta tomando la leche o esta intentando dormirse, y eso es lo único que te tiene que importar. Recorda que un bebe satisfecho es un bebe que no jode, y una madre descansada puede atender todo lo que demanda un bebe insatisfecho, tomate tu tiempo y dale la teta y acostalo a dormir a tu lado y vos dormi. Tene en la heladera siempre jamón  y queso, salchichas, fideos y puré  de caja. Pone el celular en silencio y desconecta el timbre. Los primeros meses lo único que importa es dormir. Si tu marido tiene hambre que se coma un sándwich y no rompa las bolas.

- La rutina es fundamental para que los chicos no jodan. Los primeros meses no, hay que tenerlo prendido a la teta y durmiendo muchas mini siestas pero a partir de los 3 meses hay que hacer todos los dias lo mismo a la misma hora. Hay que poner horarios para dormir, para comer, para bañarlo, para salir a pasear en el coche, hasta hay que armar un menu bien variado y completo cuando empiezan con la papilla. Al principio es desgastante, mas que nada porque el va a querer hacer lo que se le canta, pero despues de un tiempo todos nos acostumbramos y vamos a ver como el pibe duerme toda la noche, se come toda la verdura que le das, se deja lavar el pelo sin hacer un escandalo. Y vos vas a tener un montón de tiempo para hacer lo que se te cante, porque lo importante ya va a salir como por un caño y vos vas a poder dormir, comer, bañarte y hasta algo mas arriesgado como depilarte o teñirte el pelo.

Se que una que no es madre puede pensar que son boludeces, pero te juro que son las dos grandes enseñanzas que me dejo esto de la maternidad.


sábado, 23 de mayo de 2015

El mal mayor

No importa que no sea seguido o sean boludeces, para mi siempre será una tragedia que mi vástago se enferme.
No se, me saca de eje, me entumece el cerebro. Como será que a veces no quiero ni pensar en lo mucho que hace que no se enferma, no vaya a ser cosa que me lechucee a mi misma y el pibe caiga en cama víctima de algún virus exótico y atrevido.
Y lo peor de todo es que yo se que no hay que googlear los síntomas, porque todo termina siendo cáncer o alguna enfermedad autoinmune, pero como soy bien masoquista lo primero que hago no solo es buscar que bicho tiene, sino además que tratamiento casero, con drogas comerciales u homeopático hay para sanar a mi retoño, no vaya a ser que me pierda alguna opción que me garantice la inmediata mejoría de mi heredero.
Antes pensaba que no había nada peor que un hombre enfermo, ahora estoy segura que el mal mayor es una madre con el hijo enfermo.
Y por las dudas no sigo hablando del tema, no vaya a ser cosa...

miércoles, 13 de mayo de 2015

Baby Eistein

Mi abuela siempre decía que para la madre no hay hijo feo, pero yo en un acto de valentía soy capaz de ir más alla y aseverar que no conozco mujer que no considere que su vástago es el nuevo Steve Job de su generación.
Todas, absolutamente todas, nos sentimos la madre de Eistein cuando tu pibito a los 3 meses hace "Que linda manito" y a los 6 encastra por primera vez. 
Ni hablar si estas suscripto a los newsletter de Babycenter y te llegan por mail las hitos evolutivos del bebe y te das cuenta que tu pequeño Eistein esta adelantado 3 meses. Aca entre nos, para mi que ponen las destrezas atrasadas por si algún pequeñin se demora un toque más en aprender a usar el tenedor, todo para que la madre no salga hecha una desquiciada a hacerle 5.000 análisis y pruebas para comprobar que su hijo es tan normal como cualquier hijo de vecino.
Sabes las veces que con el pecho hinchado de orgullo he ventilado las destrezas de mi criatura y me he tragado las lágrimas de rabia cuando alguna desalmada me ha dicho, muy suelta de cuerpo: "Eso lo hacen todos los chicos, Laura" 
Cuanta maldad Dios mío! Que onda? Tanto les cuesta sonreir y tirarte un cálido: "Que grande está" O acaso nunca escucharon eso de que una mamá feliz hace a un nene feliz?





sábado, 4 de abril de 2015

Se me pianta un lagrimon

No hay peor traición para una madre que un hijo no la llore.
Es que viste como es el trabajo de martir, no termina nunca. Y menos el de una madre.
Aunque siendo sincera, es un alivio que el pibe no llore, y hasta se quede contento, porque quiere decir que lo tratan bien.
Pero como la insatisfacción no se va con la maternidad, en el fondo desearíamos que nuestro pequeño retoño nos llore mares cuando empiezan el largo camino a la independencia.
En mi largo derrotero maternal yo no tuve esa desgracia con suerte. Mi vástago no derramo una sola lágrima, ni siquiera profirió un quejido cuando a los 4 meses de edad lo pusimos a dormir solito su alma en su pieza. Y mira que le había advertido a mi amado cónyuge que al mínimo sollozo no solo volvía a nuestra habitación, si no que además esa noche dormia en nuestra cama. Y vos podes creer que el pibe no solo no lloro, si no que además durmió una hora mas de lo que dormía habitualmente?
Traicion!
Después le agarro la angustia de los 8 meses y yo que ya le había tomado el gustito a dormir de noche, padeci la situación con un dejo de satisfacción como el que siente un sado cuando le sacan una muela.
Pero como lo bueno dura poco, mi niño supero la angustia y en casa se volvio a dormir sin sobresaltos.
Debo confesar que cuando llego el momento de llevarlo al jardín, volvi a sentir esa adrenalina, pero como a mi los tipos nunca me lloran, esta vez no fue la excepción, y mi pequeño hijo se quedo con su seño así sin más.
Aunque en tren de confesiones; con lo culpogena que soy creo que tengo el mejor hijo que me podía tocar.

viernes, 27 de marzo de 2015

Como dos gotas de agua

Lo peor de convertirse en madre es que empezas a pensar como tu vieja.

Sabes la de veces que me he descubierto, no sin un dejo de horror, escupiendo un: "Este nene tiene sueño, por eso esta así de insoportable" Chan...Es que parece que es una ley de la vida. 
Por mas que una le ponga toda la garra e intente ser una madre moderna, rompedora de esquemas, revolucionaria, es como que algo se apodera de una y en cuanto te descuidas se asoma tu vieja por el inconsciente y te escuchas decir: "Lo único que quiero de regalo es que me deje dormir la siesta"Y ya está, con esa sola frase cagaste todos los años de terapia que hiciste para convencerte que no sos tu mamá y no tenes porque repetir su historia.Después nos quejamos de Freud, pero bien que nosotras le damos letra

miércoles, 18 de marzo de 2015

Una verdadera MADRE

¡I´m back chicas! Entre el parto, la lactancia a libre demanda, conseguir los mejores pañales antidesbordes, el colecho si o no, los mocos, la cola paspada y la mar en coche, se me hizo imposible mantener actualizada esta bitácora. Pero como todo lo bueno dura poco, acá estoy.
En este año y pico que llevo de MADRE tengo varias (me iba a mandar la parte diciendo que tenia miles, pero como soy madre no da mentir y no tengo tiempo para sostener la mentira) reflexiones que quiero compartir con ustedes, ´para que las problematicemos juntas, hagamos un grupo de autoayuda o porque no algún show de medio pelo de stand up, de esos tan lindos a los que estamos acostumbrados.
Como podrán observar con este temita de la maternidad gané algunos rollos pero no perdí las mañas y ya me fui por las ramas, así que vamos a lo que venimos:
Se habla de lo que es ser madre. Están los que tienen una visión más romántica del asunto. "Madre es contención, consuelo, apoyo, confianza, amor incondicional, etc, etc." que aunque es cierto es solo un matiz del tema. Están también los que se creen que ser madre es alimentar y asear a la criatura en cuestión, sin dudas una de las visiones más cortas.
Pero ser madre no es solo eso, es mucho más, así que acá les vengo a traer la verdad de la milanesa, lo que verdaderamente me hizo  sentir que era una madre fue:
- Limpiarle los mocos con mi remera
- Salir a comer y pedir cualquier cosa que pueda ser transformada en papilla
- No volver a escuchar música con auriculares, ni ver mas de 10 minutos seguidos de algo en la televisión.
- No volver a tomar sol hasta que mi pibito tenga la edad suficiente para bancarse una insolación sin ser internado.
- Preocuparme por si no caga o caga por demás. Una mierda cualquiera de las dos.