Ir al contenido principal

Un dia en la vida

Tu día arranca a las 7:15 de la mañana, te levantas para ir al gimnasio mientras todos duermen. Volves a las 9, justo para tomar la posta con tu  marido que se va a laburar, cruzándote con la chica que te ayuda un par de horas en la mañana, al ratito se despierta el rey de la casa, le das la leche, lo cambias y lo soltas al patio para que juegue por ahí, vos vigilando desde la puerta ventana de tu pieza que no se mutile ningún miembro ni se envenene con bulucas de paraíso, intentas laburar: internet se cae porque el barrio será divino pero como queda en la loma del choto el servicio es una garcha, el teléfono se queda sin batería porque anoche te desmayaste del sueño antes de enchufarlo, y todo así.
Pero a pesar de todo la mañana transcurre sin sobresaltos, a las 12 nuestra sacadora de papas del fuego se va y vos te dispones a cocinar alguna carne magra con verduritas para tu traste, la panza de tu marido y la buena nutrición de tu infante hijo.
Después de cocinar jugando con el tirano de la casa a la batería de ollas o a perseguirlo alrededor de la mesa, la comida esta lista y empieza la batalla campal para que por lo menos el 50% del plato termine en su boca y no adentro del autito o en las fauces del can.
Cuando este grato momento termina hay que limpiar toooooda la cocina de vuelta.
El pequeño al rato se va a dormir la siesta y llega al padre, y de vuelta trajinar con microondas, platos sucios y sobras para el perro.
Tu marido se va y vos tenes una hora, una hora y media para vos: para depilarte, para leer, para escribir un post, para tirarte en el sillón con la mente en blanco y mirar los chimentos de la farándula, para dormir en el mejor de los casos. El único momento del día para vos.
Pero como lo buena dura poco, el pequeño emperador se despierta de su siesta, y volvemos a la leche, a cambiarlo y a mirar Hi5 hasta que se hace la hora de llevarlo al Jardín. 3 gloriosas horas donde yo estudio, rindo materias, tengo turnos en los médicos o voy al super.
A las 20 mi media naranja sale del trabajo, pasa a buscarme y vamos juntos a retirar al fruto de nuestro amor.
Al llegar a casa, empieza el trajín de la comida otra vez, que cosa que odio tener que pensar que cocinar. Mientras tanto los hombres de la casa, aun con la ropa de sus respectivas obligaciones puestas, se van a juntar piedritas, ramitas y hojas por la plaza del barrio. Todo muy lindo, pero las manchas de barro las saco yo.
La cena transcurre en paz, con los pormenores típicos: el niño se roba mi vaso, pretende tomar y se tira toda la coca en la cabeza, jugando con el tenedor se raspa el cachete, cuando termina de comer le muestra a papa lo lindo que le queda el plato engrasado como sombrero.
Mientras yo lavo platos, limpio pisos y saco manchas de la ropa antes de poner el lavarropas, el padre baña a la criatura, hasta que me da la voz de aura y llego cual parca con su tridente a desenredarle el pelo.
Siempre el trabajo sucio me toca a mi.
Salimos del agua, nos ponemos el pijama, leemos un par de cuentos y a las 23 ya nos vamos a dormir.
Cuando ya la casa esta en un completo silencio yo me puedo dar el lujazo de bañarme y caer desmayada en la cama.
Y después te aparece una Victoria Vanucci en la tele diciéndote que tenes que sorprender a tu marido con lencería erotica, que hay que dejar que el sexo los sorprenda a donde sea. A mi me sorprende si después de un día así tenes ganas de tener sexo. Ademas que viva, cuando tenes un ejército (y cuando ejército digo mínimo 3) de empleadas cama adentro, que se ocupan de los chicos y de la casa es muy fácil hacerte la femme fatal Vanucci!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Torta Borracha

INGREDIENTES: -          Vainillas 24 -          Crema 500 cc. -          Azúcar cantidad necesaria -          Chocolate cobertura 150 gs. -          Dulce de leche 1 cda. -          Manteca 25 gs. -          Moscato cantidad necesaria (se puede reemplazar por algún licor, ron, whisky, etc.)
PREPARACIÓN:
Para comenzar con la preparación de este postre es necesario sacarme la máscara de entrada y confesarles que no soy muy amiga de la cocina por eso las recetas que les traigo son muy simples.  Hechas las aclaraciones pertinentes del caso, cual Maru Botana y su prole numerosa cocinando en su casa del country, empezamos  con nuestra receta. Derretimos el chocolate cobertura a baño maría junto con la manteca y el dulce de leche. Mientras que por otro lado batimos la crema con el azúcar a punto chantilly. Luego mojamos las vainillas con el moscato y procedemos al armado.
¡Ojo! Que no se les vaya la mano con la cantidad de vino para mojar las vainillas. No vaya a ser que les pase lo que le ocurrió a m…

¿Qué tiene que ver el amor con el ojo del hacha?

Al que le gusta el durazno...

Mucho se ha escrito en esta página sobre el amor, y aunque si bien el tema que nos convoca poco tiene que ver con el amor, no hay forma de bancarse estas pequeñas delicias de la vida conyugal si no existe amor verdadero… Y aunque muchos digan que no hay nada mas pavo que un ser humano enamorado, discúlpenme que los contradiga, pero existe alguien aún peor: la que se cree que casándose la vida les va a mejorar sustancialmente. A ver chicas, entiendan de una vez por todas que un marido es alguien que:
-          -     Cree a pie juntillas que la cubetera de hielo se llena de agua, sola, en el freezer.
-No encuentra ninguna cosa (literalmente ninguna) en ningún armario, ni siquiera aunque se le caiga en la cara.
-Se niega rotundamente a subirse al auto cuando manejas vos, salvo que se haya alzado un pedo morboso en algún evento y tema que lo agarre un control de alcoholemia.
-No solo no pregunta donde estamos si está perdido, sino que ni siquiera le hace caso al GPS. Y si se llega a perder, …