En la (no tan) dulce espera

julio 16, 2013


Tanto fantasear durante años con la maternidad y su primer estadio y me vengo a dar cuenta que era puro cuento.
Mira si nos habrán chamuyado las abuelas que crecimos pensando que cuando estuviéramos en la dulce espera nos íbamos a poder comer kilo y medio de chocolate, rempujado con un litro de coca y todo nos iba a chupar un huevo, total íbamos a engordar igual, con o sin calorías extras. Pero resulta que ahora una se viene a desayunar que existe una cosa que se llama diabetes gestacional, que solo le dá a las embarazadas porque la placenta produce hormonas que suben la glucosa y por eso es fundamental cuidarse en las comidas. No es cuestión tampoco de pasártela a lechuga y manzana verde porque tenés un bebe creciendo que necesitas vitaminas, proteínas y toda la mar en coche, pero más vale que pares un poco con los hidratos y que ni se te cruce por esa cabecita loca comer azucares refinados, y con esto quiero decir: tortas, facturas, alfajores, chocolates, masas finas, y todo eso que de solo nombrarlo no solo se me hace agua la boca.
Ustedes no saben lo que es tener pesadillas donde comés chocolate con una copa de vino. No me pasó ni en mis peores épocas de dieta estrictísima (siempre la terminaba rompiendo… soy tan debil)
No sé, a mi me habían contado otra historia. Un cuento de hadas donde la embarazada se la pasaba echada en la cama, cual blancanieves recuperándose del trauma que le dejó el coma inducido por la manzana envenenada, tomando mate con bizcochitos de grasa, hasta llegar a la hora de la cena cuando se comía una regia parrillada con achuras incluidas. Sin embargo, parece ser que no. La embarazada de la era 2.0 no solo va a la nutricionista, también va al gimnasio, ojo! tampoco es que hace kik boxing o spinning, pero si algo parecido al yoga o al pilates.
Evidentemente me atrasé varias décadas para embarazarme. Es que por eso antes le decían la dulce espera, porque las muy yeguas se las pasaban echadas comiendo, con ese cuentito de que no podían hacer ningún esfuerzo. Pero en nuestros días si tenés la dicha de tener un embarazo sano, te sacan cagando si pretendés pasártela en reposo, es que el embarazo es el paradigma de la buena salud, diría mi profe de gimnasia (vieja traidora, te voy a denunciar por violencia de género) ya que durante el embarazo una va al médico una vez al mes y cada 3 meses te hacen análisis de sangre y orina de todo tipo, y si te encuentran algún bicho raro te inoculan antibióticos hasta el final del último verbo.
Así que chicas ya saben, si tienen pensado embarazarse yo se los recontra recomiendo, nunca me sentí más feliz ni más plena en mi vida que ahora, sobre todo cuando empezás a sentir que se mueve, pero tengan en cuenta que apenas pisen el obstetra, éste las va a mandar a mover las cachas y el cerrar el pico.

You Might Also Like

3 comentarios

  1. jaja... me encantro prima, pero tampoco es tan asi!!! disfruta y simplemente se feliz!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo la paso bomba ana! Pero los medicos no me dejan comer cosas ricas para que no se me suba la azucar!!!!!!! ;-)

    ResponderEliminar
  3. come y dejate de joder, que despues no te dejan comer estos niños.. , todo lo que te dicen es verdad, comer dormir, cojer.... ese tendria que ser el libro de las embarazadas!!!

    ResponderEliminar